•   NUEVO LAREDO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades forenses trabajan en la identificación de los 59 cadáveres hallados en ocho fosas comunes en un rancho del estado mexicano de Tamaulipas (noreste), e intentan establecer si hay extranjeros entre las víctimas, informaron este jueves autoridades.

"Se están realizando las autopsias y otras prácticas forenses, por ahora no tenemos nada que nos indique si hay extranjeros o no", señaló telefónicamente un responsable del Servicio Médico Forense en la ciudad de Matamoros, fronteriza con Estados Unidos.

Los cadáveres fueron trasladados en cámaras refrigeradas escoltados por policías federales y fuerzas militares.

Según la Procuraduría (fiscalía), los cuerpos fueron hallados en una operación en la que 11 personas fueron detenidas y cinco secuestrados liberados, cerca al ejido de La Joya, en del pueblo de San Fernando, el mismo en donde en agosto pasado se hallaron 72 cadáveres de emigrantes de Centro y Sudamérica, asesinados por narcotraficantes.

La operación se inició tras la denuncia el 25 de marzo del secuestro de los pasajeros de varios autobuses en la zona. Las primeras fosas fueron halladas el sábado.

El estado de Tamaulipas, limítrofe con Texas, es una de las rutas más frecuentadas por los emigrantes que intentan llegar a Estados Unidos.

Desde Londres, Amnistía Internacional urgió este jueves a las autoridades de México a llevar a cabo una investigación "completa y eficaz" sobre lo ocurrido y dijo que el hallazgo de estas fosas clandestinas "demuestran una vez más el fracaso del gobierno en la gestión de la crisis de seguridad pública del país".

La revelación del hallazgo de las fosas se realizó el miércoles en coincidencia con la realización de marchas en 38 ciudades mexicanas, que congregaron a miles de personas en protesta contra la violencia del narcotráfico y para exigir un replantamiento de la estrategia oficial utilizada para combatirlo.