•   ADJABIYA / AFP  |
  •  |
  •  |

Al menos dos rebeldes murieron ayer jueves en un ataque aéreo en Brega, donde continúan los combates entre los insurgentes y las fuerzas del líder libio Muamar Kadhafi, cuya partida exigieron de nuevo Francia y Estados Unidos.

Según fuentes médicas y testigos interrogados por la AFP, unos aviones de la OTAN abrieron fuego el jueves de mañana en dos oportunidades contra unos tanques, al este de la ciudad petrolera de Brega (este de Libia).

“Hubo dos muertos y por lo menos diez heridos, dos de ellos de gravedad”, dijo a la AFP el doctor Sherif Hasi, en el hospital de Ajdabiya.

La OTAN aseguró de inmediato que estaba investigando el caso.

En el mismo lugar, las esquirlas de un obús caídas sobre una ambulancia mataron a un enfermero e hirieron a otros dos, según un médico presente en el momento del ataque.
“La forma en que la ambulancia resultó dañada no está clara, porque en el mismo instante las fuerzas de Kadhafi disparaban cohetes Grad contra los rebeldes”, explicó.

Furiosos con la OTAN
Los insurgentes, furiosos con la OTAN, a la que acusan de no ayudarlos lo suficiente, manifestaron su indignación.

“En lugar de atacar a Kadhafi nos atacan a nosotros. ¿Qué sucede con nuestros amigos, Estados Unidos y Gran Bretaña?”, preguntó Suleimán Rifadi, un voluntario del hospital de Ajdabiya, a 80 km al este de Brega.

El  primero de abril, en esta misma región situada al este de Brega, un ataque aéreo de la OTAN mató por error a nueve rebeldes libios y a cuatro civiles que circulaban en convoy, según los insurgentes. Según estos, el piloto debió de pensar que estaba siendo atacado cuando uno de los rebeldes disparó al aire con balas trazadoras en señal de alegría.

En esta zona del este de Libia se sitúa desde hace una semana la línea de frente entre las fuerzas lealistas y los rebeldes, que avanzan y retroceden al ritmo de los ataques aéreos de la Alianza Atlántica.

El jueves por la tarde hubo una ola de pánico en la ciudad de Ajdabiya, donde miles de civiles y rebeldes partieron camino de Bengasi, feudo rebelde, situado más al norte. El movimiento se debió al rumor de un ataque inminente de las fuerzas del coronel Muamar Kadhafi .

En el oeste del país, varios aviones sobrevolaron Trípoli este jueves y se escucharon explosiones en los suburbios del este, según periodistas de la AFP. De momento no había ningún balance de víctimas.

El portavoz del Estado Mayor francés, el coronel Thierry Burckhard, constató que la situación es “compleja”, pues las fuerzas pro-Kadhafi “modificaron su accionar” en respuesta a los ataques de la coalición.

Emplean “medios menos evidentes en primera línea” como camionetas en lugar de blindados o recurren a métodos de “camuflaje” y de “imbricación” con la población, precisó.

Para resolver la crisis, que lleva ya más de siete semanas, París planteó la partida de Kadhafi como condición previa a toda solución política, al igual que hizo Washington el miércoles.

“La cuestión que se plantea actualmente es saber en qué condiciones se va a ir Kadhafi, y no como podrá mantenerse en el poder”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores francés, Alain Juppé.

Por su lado, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió este jueves a las tropas fieles a Kadhafi que se retiren de las ciudades rebeldes que asedian.