•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

Colombia pidió ayer martes nuevamente “disculpas públicas” a Ecuador por su incursión en territorio de ese país para eliminar una célula guerrillera, pero Ecuador dijo que el gesto no era suficiente si no se daban tres condiciones en el marco del sistema interamericano.

La canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador, afirmó en una sesión extraordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que ésta debe condenar esa incursión, que se designe una comisión investigadora de los hechos y se convoque urgentemente a una reunión de cancilleres americanos.

Salvador indicó que al gobierno del presidente Rafael Correa le gustaría que la reunión ministerial se realizara “a más tardar el 11 de marzo”, pero no propuso el lugar.


Pasan a receso por falta de acuerdos
La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA pasó a cuarto intermedio (receso) por falta de acuerdo sobre una resolución sobre la crisis diplomática entre Ecuador y Colombia.

La única propuesta de resolución que circuló fue presentada por Ecuador y rechazada por Colombia.

Ecuador pidió a la OEA que se “convoque de manera urgente a una reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores” a más tardar el 11 de marzo del presente año. Colombia apoyó esa convocatoria, pero rechaza los otros dos puntos contenidos en el proyecto de resolución ecuatoriano.

Ecuador pidió también a la OEA que “se condene la violación al territorio y a la soberanía de un Estado perpetrada por otro Estado”, y solicitó que el “Consejo Permanente de la OEA designe una comisión de verificación que investigue in situ los hechos”, según palabras de su canciller, María Salvador.

Algunos países manejaron, asimismo, la posibilidad de una misión de la OEA que visite los dos países previo a la reunión de cancilleres.

La mayoría de los países que hicieron uso de la palabra durante la primera parte de la sesión del Consejo Permanente, coincidieron en denunciar el incidente como una violación de la soberanía ecuatoriana.


Admite incursión
El embajador colombiano ante la OEA, Camilo Ospina, admitió que helicópteros colombianos con personal militar ingresaron a territorio ecuatoriano para “registrar un campamento terrorista”, un acontecimiento por el cual “el gobierno colombiano ha pedido disculpas públicas al gobierno del Ecuador y lo hace de nuevo en el día de hoy”.

Ospina mencionó los antecedentes criminales de Raúl Reyes, el segundo en rango de mando en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), muerto en la acción junto con otros “16 terroristas más”, y reafirmó que Ecuador y Venezuela fomentaban las actividades de ese grupo ilegal.

Dijo que en aras de buscar solución a la crisis la OEA debiera conformar una “Comisión de Exploración de Alternativas Políticas” y que “cualquier alternativa que profundice las diferencias no puede ser aceptada”.

Entregó en la sesión una carpeta que, según decía, contenía información decomisada en la operación contra las FARC que hacían “imperativas las explicaciones por parte de las autoridades ecuatorianas y venezolanas sobre sus vínculos con las FARC”.

Venezuela y Ecuador expulsaron a los embajadores colombianos de Caracas y Quito, un acto que Ospina aprovechó para decir que ese mismo valor mostrado por los presidentes de esos países “ojalá pudieran mostrarlo para expulsar a los terroristas de su territorio”.