•   Nicosia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Trece personas murieron y decenas resultaron heridas el viernes por disparos de las fuerzas de seguridad en Deraa (100 km al sur de Damasco), donde miles de manifestantes desfilaron tras la oración, según un nuevo balance suministrado por un militante de derechos humanos.

El balance anterior, de la misma fuente, hablaba de siete muertos en esa ciudad, epicentro de un movimiento popular de oposición al régimen.

"Miembros de los servicios de seguridad vestidos de paisano abrieron fuego para dispersar a los manifestantes después de la oración" de este viernes, dijo el militante, contactado por teléfono.

Según él, 13 manifestantes identificados murieron y decenas más resultaron heridos por disparos de las fuerzas de seguridad. Los manifestantes incendiaron luego una sede del partido al poder, el Baas.

La prensa oficial dio parte de dos muertos, un miembro de los servicios de seguridad, y un conductor de ambulancia. Habló también de decenas de heridos entre los civiles, policías y agentes de los servicios de seguridad alcanzados por disparos imputados a "hombres armados que abrieron fuego contra la muchedumbre".

Siria vive desde mitad de marzo un movimiento de protestas sin precedentes contra el régimen del presidente Bashar al Asad.