•  |
  •  |
  • EL PAIS

Colombia es un peligro para la región

Los únicos proyectiles que se dispararon este martes en los Andes fueron diplomáticos, pero de artillería pesada: el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, quiere sentar a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, en el banquillo de la Corte Penal Internacional (CPI).

Uribe asegura que el material que se ha incautado el Ejército colombiano en la acción que acabó con la vida del número dos de la guerrilla, Raúl Reyes, es suficiente para incriminar al presidente venezolano y acusarle de “patrocinio y financiación de genocidio”.

La ofensiva de Colombia contra las FARC en tierra ecuatoriana ha provocado una grave crisis entre Colombia, de un lado, y Ecuador y Venezuela, del otro, que han alimentado el fantasma de la guerra con el envío de tropas a sus respectivas fronteras con Colombia. La tensión seguía ayer muy alta, e incluso subió otro peldaño con la decisión de Uribe de denunciar a Chávez ante la Corte Penal Internacional.

La principal prueba esgrimida por Bogotá proviene de documentos encontrados en los ordenadores requisados en la última operación contra la guerrilla. Según Bogotá, demuestran que Chávez entregó a las FARC armas y efectivo por valor de 200 millones de euros.

Difícil que prospere

Las posibilidades de que la demanda prospere son escasas, según explican fuentes jurídicas consultadas en La Haya, informa Isabel Ferrer: este tribunal, creado en 1998 para juzgar crímenes de guerra, de lesa humanidad y de genocidio, sólo ha abierto por ahora cuatro causas, todas africanas: Uganda, Sudán (por Darfur), República Democrática de Congo y República Centroafricana.

La decisión tiene valor político porque implica encausar al jefe de Estado vecino con acusaciones muy graves. Pero su endeblez jurídica era subrayada este martes mismo en Bogotá: el ex fiscal Alfonso Gómez Méndez dijo que su único efecto era convertir el conflicto en “irreversible”. “Se le han ido las luces”, afirmó el senador Gustavo Petro.

La artillería diplomática desplegada por Colombia llegó también a Ginebra, donde se celebra la Conferencia de Desarme de la ONU. El vicepresidente colombiano, Francisco Santos, denunció que las FARC estaban intentando conseguir grandes cantidades de uranio para construir una “bomba sucia”, lo que dificultaría aún más cualquier colaboración con la guerrilla.

Apoyo de Bush

Colombia recibió ayer martes el “completo apoyo” de Washington para su combate. No fue ninguna sorpresa --es el aliado más estrecho de EU en América Latina--, pero George W. Bush quiso solemnizarlo para dejar claro que le da la máxima importancia. Bush recalcó su respaldo al “aliado democrático”, y, al mismo tiempo, denunció las “maniobras provocadoras” de Caracas.