•   AJDABIYA / AFP  |
  •  |
  •  |

Las fuerzas del coronel Muamar Kadhafi bombardearon los alrededores de Ajdabiya este viernes, obligando a los insurgentes a replegarse, y la OTAN lamentó los bombardeos mortíferos de la víspera contra unos tanques rebeldes cerca de esta ciudad del este de Libia.

La situación era confusa en la región de Ajdabiya, en manos de los rebeldes pero casi desierta este viernes, día feriado. Por la tarde, las fuerzas leales a Kadhafi dispararon varios obuses sobre la entrada occidental de la ciudad, y luego retrocedieron, según un periodista de la AFP. Los rebeldes se vieron obligados a replegarse en el centro de la ciudad, a 7 km de allí.

En Misrata, a 200 km al este de Trípoli, cuatro personas murieron por disparos de obuses y cohetes de las fuerzas leales a Kadhafi, que libraban intensos combates con los rebeldes, según comprobó un fotógrafo de la AFP.

“Las fuerzas de Kadhafi siguen disparando ciegamente sobre las viviendas en Misrata. Hoy (viernes) cuatro mártires, entre ellos dos niños de menos de cuatro años, han muerto”, indicó a la AFP un portavoz de la rebelión, quien de paso criticó a la OTAN porque “no está cumpliendo su misión de proteger a los civiles”.

La Unión Europea prepara una misión humanitaria reforzada con medios militares para ayudar a la ciudad de Misrata, asediada por los pro Kadhafi desde hace un mes y medio, pero espera un pedido formal de la ONU en ese sentido, indicó un diplomático.

Kadhafistas con obuses
En Zenten, a unos 100 km al suroeste de Trípoli, las fuerzas de Kadhafi posicionadas alrededor de la ciudad disparaban también obuses desde hace varios días, según un testigo contactado por la AFP.

En la noche del jueves y la madrugada del viernes, la OTAN efectuó ataques en la zona, pero “la población no entiende por qué la coalición no bombardea los tanques de Kadhafi; está muy indignada”, añadió el testigo.

“Hubo combates hace tres días en Qala”, cerca de Zenten. “Las fuerzas de Kadhafi han destruido pozos de agua potable (...) No queda mucha gasolina, y también hay penuria de frutas y verduras”, según el testigo.

La rebelión afirmó por otro lado que no pedía excusas a la OTAN por el bombardeo mortífero del jueves contra sus posiciones en la zona de Brega (este), pero dijo que desea mejorar su comunicación con la organización atlántica.

“Es un incidente muy desafortunado. Lamento profundamente la pérdida de vidas”, dijo el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, refiriéndose al bombardeo que se saldó con dos rebeldes y dos médicos fallecidos y seis desaparecidos, según cifras facilitadas por los combatientes.

Es la segunda vez que la OTAN dispara contra los rebeldes desde que el 31 de marzo tomó el mando de las operaciones, relevando a la coalición multinacional liderada por Estados Unidos.

“El problema es que no hay ningún vínculo oficial” entre la dirección militar de la rebelión y la OTAN, explicó a la AFP una fuente cercana a los diplomáticos occidentales en contacto con los insurgentes.

Según la fuente, se esperaba la llegada a Bengasi de equipamientos de telecomunicaciones, para permitir el contacto entre los sublevados y una capital europea.

Ayer viernes, unas 400 personas se manifestaron en Bengasi gritando “Abajo la OTAN”.

Los ministros europeos de Relaciones Exteriores se reunirán el martes con un representante del Consejo Nacional de Transición libio, pese a las divergencias en la UE sobre el estatuto que se debe acordar a los rebeldes, indicaron este viernes fuentes diplomáticas.

Por el momento, sólo Francia e Italia han reconocido al CNT como interlocutor.
En Washington, el Departamento del Tesoro anunció que las sanciones económicas de Estados Unidos contra el gobierno libio han sido extendidas a cinco caciques del régimen, y a dos organizaciones caritativas en manos de la familia Kadhafi.

El gobierno libio confirmó la detención de cuatro reporteros internacionales y prometió liberarlos en breve, indicó este viernes la agencia en línea GlobalPost, para la que trabaja uno de ellos.

Los dos periodistas de Estados Unidos, uno de España y un cuarto de Sudáfrica desaparecieron el 4 de abril en el este de Libia.

Por otro lado, los expertos de la comisión de investigación independiente de la ONU sobre las alegaciones de violaciones de los derechos humanos en Libia anunció que partirá el domingo a ese país, e irá también a Egipto y Túnez.