•   BRUSELAS/EFE  |
  •  |
  •  |

Aviones de la OTAN interceptaron un caza MiG-23 pilotado por un rebelde libio que violaba la zona de exclusión aérea, y lo forzaron a atterrizar, declaró un responsable de la OTAN.

Este MiG-23 había despegado en la mañana de una pista controlada por los insurgentes cerca de la ciudad de Bengasi, su bastión en el este de Libia, pero fue interceptado unos minutos después de su salida, precisó el funcionario que pidió el anonimato.

"El MiG-23 no hizo ninguna maniobra agresiva" y las fuerzas de la OTAN se limitaron a obligarlo a aterrizar en el aeródromo de Benina de donde salió, añadió.