•   Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato de izquierda Ollanta Humala ganó la primera vuelta electoral ayer en Perú y se enfrentará el 5 de junio a la congresista de derecha Keiko Fujimori, resultado que fue calificado por los analistas como el triunfo de los extremos.

Humala, un ex militar nacionalista de 48 años, obtiene un 30,5% de los votos contra 23,1% de la congresista Fujimori -hija del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori- y 20,1% del ex ministro conservador Pedro Pablo Kuczynski, con el 80% de los sufragios escrutados. "Creo que el resultado muy probablemente va a ser entre Ollanta y ella por lo cual los felicito a los dos" dijo Kuczynski, sin llegar no obstante a reconocer su derrota.

Además de Kuczynski, salieron derrotados el ex presidente Alejandro Toledo y el ex alcalde de Lima Luis Castañeda, entre los que se dividió el voto moderado.

El escrutinio oficial podría finalizar dentro de algunos días, teniendo en cuenta la impugnación de los resultados en algunos circuitos electorales, pero los resultados parciales confirman lo que señalaron el domingo en forma unánime las encuestadoras tras el cierre de las urnas, que la segunda vuelta sería entre Humala y Fujimori. "Con la información que dieron las compañías encuestadoras era suficiente para decir que Humala y Keiko pasarían a segunda vuelta", dijo a la AFP el director de la empresa CPI, Manuel Saavedra. "Cambio de posiciones ya no se va a dar", agregó.

Ante ese panorama, la Bolsa de Valores de Lima caía al mediodía del lunes 3,15%. "Hay una incertidumbre en el mercado por los dos candidatos que han llegado a la segunda vuelta", dijo a la AFP Jorge Ramírez, analista de la Sociedad Agente de Bolsa (SAB). "Esto es normal porque los inversionistas no tienen la certeza de que rumbo económico tendrá el país" agregó.

Humala convocará a Asamblea Constituyente
Humala ha prometido que convocará a una Asamblea Constituyente para modificar la Carta Magna promulgada durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), considerada como la columna vertebral del modelo económico de libre mercado.

Humala, que promete redistribuir la renta, pidió en varias ocasiones que no haya campaña de miedo y el domingo pronunció un discurso de victoria conciliador, opuesto al radical de 2006 cuando fue derrotado en segunda vuelta por el actual presidente, Alan García. "Estamos dispuestos a hacer muchas concesiones por la unidad del Perú y vamos a conversar con todos los partidos políticos", dijo Humala.

Ningún partido tendrá la mayoría en el Parlamento unicameral peruano de 130 miembros. La primera minoría es el humalismo que, según las proyecciones, tendrá 46 bancas (contra 25 actualmente), seguido del fujimorismo que de 13 bancas hoy pasa a tener 38.

El oficialista APRA se desplomó: de 36 congresistas que tenía pasará a 4. Sumados los tres candidatos moderados obtienen 39 bancas. El resto corresponde a partidos menores.

Extrema izquierda vs. extrema derecha
En una entrevista para el diario La Vanguardia de Barcelona el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa señaló que "aquí se enfrentan extrema izquierda y extrema derecha con un centro dividido en tres partidos". "Pero el drama es que, dada la insensatez de los políticos, esos tres candidatos se han destrozado, han hecho una campaña feroz de guerra sucia entre ellos", señaló en referencia a Kuczynski, al ex presidente Alejandro Toledo y al ex alcalde de Lima Luis Castañeda.

"Han triunfado los extremos que encarnan el populismo: Humala es populismo de izquierda y Keiko neo populismo de derecha. Esa polarización va a tener varios planos pues los dos son autoritarios", dijo Luis Benavente, analista de la Universidad de Lima. "Se asume siempre que los candidatos de centro ganan y los de extremos pierden. Acá ocurrió lo contrario, los candidatos de los extremos han ganado y pasan a la segunda vuelta: Humala es el más izquierdista y Keiko la más derechista" de los candidatos, añade este analista. "El problema que tienen es cómo van a hacer para atraer a quienes no votaron por ellos porque perciben en ambos candidatos una amenaza al sistema democrático", indica el escritor y analista Mario Ghibellini.

Según Ghibellini, Keiko genera temores por las cosas malas que en materia de democracia, derechos humanos y corrupción hizo el fujimorismo durante el gobierno de su padre, mientras "a Humala se le percibe como una amenaza a la democracia por la supuesta cercanía con el modelo chavista".