•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades mexicanas rescataron este jueves a 111 centroamericanos que viajaban en la caja de un tráiler y que fueron abandonados por traficantes de personas, con el riesgo de morir asfixiados, en el Golfo de México.

El hallazgo ocurrió cuando el tráiler que usaban los traficantes para el traslado se accidentó en una carretera, a unos 10 kilómetros del puerto de Coatzacoalcos, en el Golfo de México, donde convergen varias rutas de paso de migrantes en el sureste mexicano.

Lea más: Así es el retorno de los nicas deportados

“Llegamos al lugar del accidente y hacemos un inventario del tráiler, y comienzan a golpear la caja y nos damos cuenta de que venían personas adentro”, contó a la AFP el comandante de la Policía Federal, Salvador Burelo Ceballos.

Los traficantes huyeron al darse cuenta de la presencia de la Policía Federal.

La mayoría de los indocumentados presentaba un alto grado de deshidratación, y “de haber pasado más tiempo, algunos se hubieran asfixiado”, dijo a la AFP un voluntario de la Cruz Roja local, quien pidió reservar su nombre por no estar autorizado para hablar.

Te interesa: Las gestiones de Centroamérica ante México por sus migrantes

De acuerdo con las autoridades, en el tráiler viajaban 90 adultos y 21 menores de edad, la mayoría de entre 5 y 10 años, procedentes de Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Antes de ser entregados a las autoridades migratorias, voluntarios de la Cruz Roja revisaron el estado de salud de los niños y los alimentaron.

El incidente ocurrió a unos 250 kilómetros de la ciudad de Tres Valles donde, en octubre pasado, cuatro ciudadanos centroamericanos murieron asfixiados y aplastados en otra caja de tráiler similar a la localizada hoy.

“En los últimos 6 meses el tráfico de personas migrantes se intensificó”, indicó a la AFP Rubén Figueroa, coordinador del Movimiento Migrante Mesoamericano.

De interés: Mirá cómo son los operativos en México contra los migrantes

De acuerdo con el activista, hay un gran número de niños y mujeres que están siendo traficados y “las autoridades no les están dando la calidad de víctimas de tráfico” que la ley mexicana les otorga.

“Si solamente los deportan, estos volverán a intentarlo de nuevo porque prácticamente huyen de sus países, mientras los traficantes logran ganancias de miles de dólares”, dijo Rubén Figueroa.