•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Mirador, una ciudad del período  preclásico tardío maya está ubicada en el corazón de la selva de Petén, el departamento guatemalteco que hace frontera con México, es la cuna de este imperio y posee una gran variedad de flora y fauna, así como "la primera red de supercarreteras del mundo".

Esta es una de las conclusiones presentadas ayer en Ciudad de Guatemala, tras unas investigaciones de alta tecnología realizadas en el área, en el marco del Proyecto Arqueológico Cuenca Mirador, a través de una especie de radar de alta precisión llamado Lidar.

El director del programa, el científico estadounidense Richard Hansen, un gran conocedor de esta cultura, explicó que este estudio, único en Mesoamérica, ha permitido descubrir que Guatemala "tiene el privilegio de ser la mera cuna de la civilización maya", con las pirámides más altas y una red de carreteras "única".

El mapeo Lidar, que escanea el terreno con un láser que puede penetrar el dosel de vegetación a un ritmo de 560,000 puntos por segundo, ha permitido identificar rasgos arqueológicos únicos en imágenes 2D y 3D que constituyen "hallazgos de gran importancia" para el estudio de la cultura Maya.

En esta primera fase, en la que han analizado más de 700 kilómetros cuadrados, se han observado acrópolis, aguadas, pirámides, terrazas, canales, diques, muros y una red de carreteras de más de 240 kilómetros de largo -por 40 de ancho y unos 2 o 6 de alto- que permite concluir que el Mirador era un "sistema cerrado político".

EL PRIMERO

"El primer estado de todas las Américas", proclama con orgullo Hansen a Acan-Efe, y agrega que en su época sería, además, el más grande del mundo, tanto en tamaño como en población. Se estima que al menos 1 millón de personas habitaban el área antes de su colapso en el 150 antes de Cristo. Esta red de carreteras, al menos unas 17, se utilizaban para el transporte de mercancías.

Tikal, el sitio excavado más grande de las Américas que contiene algunos de los restos arqueológicos más fascinantes de la antigua civilización Maya.