•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo ayer que su Gobierno no retrocederá en el proceso de depuración de la Policía Nacional y lamentó el atentado que sufrió el jueves uno de los comisionados de sanear la institución policial, que dejó un saldo de un muerto y un herido.

"Quiero reiterar que de parte de la institucionalidad hondureña no vamos a retroceder un solo milímetro en la lucha que se ha emprendido", enfatizó Hernández en declaraciones a la radio HRN, que transmite desde Tegucigalpa.

El jueves, hombres armados atentaron contra el pastor evangélico Jorge Machado, uno de los miembros de la Comisión Especial para el Proceso de Depuración y Transformación de la Policía Nacional, en un hecho en el que murió uno de sus elementos de la seguridad que tenía asignados y otro resultó herido de bala.

Hernández indicó que si el atentado ha sido perpetrado con el fin de intimidar a la institucionalidad o a los hondureños que como Machado ha decidido participar en el proceso de depuración policial, "están equivocados", porque "no van a detener esto".

"Esto (el atentado) ya trasciende a nosotros, las personas que estamos en primera línea, en este caso del pastor Machado, que inclusive también compromete a su familia o a los miembros de la Comisión (de Depuración) o a cualquier funcionario público que está en los temas de seguridad y de defensa", añadió.

PIDE APOYO

El gobernante también le pidió a los hondureños que respalden a la Comisión encargada desde abril de depurar la Policía Nacional y calificó el atentado contra Machado y su esposa como un "hecho cobarde".

Hernández expresó la solidaridad de su Gobierno con la familia del policía militar Geovany Calderón, que murió en el atentado, lo mismo que con el que resultó herido, el pastor Machado y su esposa.

Señaló además que "algunos aquí en Honduras no han entendido algo", que "el pueblo hondureño dijo ya, suficiente, hasta aquí, basta ya", en alusión a los atentados contra la paz y la tranquilidad del país.