•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El arzobispo de la capital de El Salvador, José Luis Escobar Alas, informó ayer que tres religiosos que fueron acusados de abusos sexuales, fueron "dimitidos del estado clerical", con la "pérdida total y definitiva de todas las atribuciones sacerdotales", pena máxima que impone la Iglesia.

Los acusados, Juan Francisco Galvez, Jesús Delgado y Antonio Molina, fueron suspendidos de sus funciones sacerdotales y
pastorales en fase de instrucción del proceso local cuando se tuvo conocimiento de los hechos; posteriormente, pasó al Vaticano para emitir la sentencia definitiva, dada a conocer ayer por Escobar Alas.

El arzobispo explicó que antes de hacer pública la suspensión, "que es la más grande y más dura que la Iglesia puede interponer, ya que no tiene tribunales que sancionen con cárcel", se informó "debidamente a las víctimas y a los acusados" de la decisión de la Santa Sede.

Lea: Iglesia chilena niega que encubrió a sacerdote condenado por abuso sexual

20 AÑOS DESPUÉS

El caso más reciente y que afecta a Molina, quien no aceptó los señalamientos, se conoció el pasado 14 de febrero, cuando Escobar Alas informó de la suspensión tras recibir denuncias del abuso sexual, "cometido 20 años atrás", contra dos menores de edad.

"Ha sido en nuestra oficina donde recibimos estas dos denuncias de 2 personas menores de edad en su momento, que fueron maltratadas, pero han pasado más de 20 años y ahora son personas adultas", sostuvo Escobar Alas cuando informó del caso.

El sacerdote Juan Francisco Gálvez fue suspendido de sus funciones, por decisión de las autoridades eclesiásticas salvadoreñas, el  15 de octubre de 2015, por estar acusado de abusar sexualmente de cinco personas cuando eran menores de edad.

Gálvez, quien inicialmente negó las acusaciones de abuso contra 5 personas cuando eran menores de edad, era párroco en la localidad de Rosario de Mora, 23 kilómetros al sur de la capital.

SIN MUCHOS DETALLES

Las fechas de los abusos, edades o identidad de las víctimas y otros detalles no fueron revelados por el Arzobispado de San Salvador, entidad encargada de facilitar, desde el inicio del proceso, la información respectiva.

Una semana antes de conocerse el caso de Gálvez, fue suspendido por el mismo tipo de delito monseñor Jesús Delgado, quien es reconocido como el biógrafo oficial del beato Óscar Romero y postulante de la causa de beatificación del mártir salvadoreño, que se llevó a cabo el 23 de mayo del pasado año.

Delgado, quien sí aceptó su inculpación por pederastia, está acusado de violar durante ocho años a una menor de edad que hoy día tiene 42 años.

"Toda nuestra sociedad debe tomar conciencia del deber de proteger a los niños" y "alzo la voz, en nombre de la justicia, (...) para exigir a la Asamblea Legislativa que suprima la prescripción", porque es "perversa" y "favorece la impunidad", expresó Escobar Alas. 

También: Denuncian impunidad en abusos sexuales