•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La audiencia probatoria del juicio civil contra Mauricio Funes por supuesto enriquecimiento ilícito, fue suspendida porque la defensa del expresidente salvadoreño, asilado en Nicaragua, impugnó la forma en que este iba a rendir declaración, a través de una vídeollamada.

La defensa del ex jefe de Estado (2009-2014) propuso mediante un recurso, que este dé su declaración en Nicaragua, donde se encuentra asilado desde septiembre del 2016. La Cámara Segundo de lo Civil resolvió la suspensión de la audiencia para resolver el recurso presentado por el representante de Funes.

“Siendo necesario resolver el recurso de revocatoria (...) suspéndase la audiencia probatoria programada para este día” y “concédase audiencia a la Fiscalía General de la República” para que “se pronuncie al respecto”, reza la resolución.

El citado tribunal señaló que la Fiscalía tiene para dar su opinión sobre el recurso hasta el viernes próximo y añadió que “la audiencia se reprogramará oportunamente”, sin detallar un plazo.

Funes afronta el juicio civil porque no ha podido justificar la procedencia de unos 700,000 dólares, en un caso que involucra a la ex primera dama salvadoreña y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato y a un hijo del expresidente, Diego Roberto Funes Cañas.

UNA VIDEOLLAMADA

Samuel Rojas, abogado de Vanda Pignato, explicó a la prensa que para la declaración del expresidente “la Cámara diseñó una forma basada en dispositivos tecnológicos (videollamada) y el apoderado de Funes considera que no es factible”.

“El tribunal va a determinar si hay asidero legal para encomendar a una autoridad en territorio nicaragüense que reciba la declaración de Funes”, agregó el abogado, al precisar que esa es la propuesta presentada por la defensa del expresidente.

Un portavoz de los Tribunales salvadoreño aseguró a Acan-Efe que la Cámara tiene “entre 5 y 10 días para pronunciarse sobre el recurso y dar una nueva fecha para la audiencia”, que ya fue reprogramada en dos ocasiones.

El proceso llevado por la Cámara Segunda de lo Civil afecta Pignato y a Diego Roberto Funes Cañas, que deberán justificar la procedencia de 57,060 y 118,600 dólares, respectivamente. 

Pignato, la única presente en el tribunal, aseguró que la Fiscalía “no ha presentado ninguna prueba” en su contra y que “confía” en ser absuelta.

La funcionaria fue acompañada por unas 60 mujeres beneficiarias del programa Ciudad Mujer y del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu), que Pignato encabeza.

“¡Justicia para Vanda!, ¡no más ataques políticos contra Vanda!", gritaban las mujeres, ataviadas de disfraces blancos, máscaras y pancartas con mensajes en favor de Pignato.

El expresidente y la ex primera dama también fueron salpicados recientemente por el escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht en Brasil.

Según el diario brasileño Folha de Sao Paulo, Odebrecht afirmó ante la Justicia que una parte del dinero ilícito destinado al Partido de los Trabajadores (PT) se dedicó a la campaña presidencial de Funes.