•   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una menor de edad fue la única sobreviviente del crimen que dejó cinco personas degolladas en la localidad de Liberia (Pacífico norte) de Costa Rica, halladas hoy, informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que busca indicios para esclarecer el hecho.

"Aun no hemos logrado establecer el móvil, estamos en una fase muy preliminar, que no nos permite afirmar cómo se dio el suceso. No sabemos cuántas personas participaron, cuántas armas se utilizaron o cuál fue el orden en que se dieron los hechos", explicó en conferencia de prensa el director del OIJ, Walter Espinoza.

Los cinco degollados son identificados como Joseph Briones, de 22 años, Stephanie Hernández García (edad aún sin determinar), Dayana Martínez Romero, de 24 años e Ingrid Méndez Serrano (edad aún sin determinar), todos estudiantes de la Universidad de Costa Rica y oriundos de la localidad de Upala (zona norte).

Uno de los hombres fallecidos no ha podido ser identificado por las autoridades, mientras que también hay una menor de edad grave en el hospital con heridas en el cuello identificada como Nayeli Yessenia Hernández Vargas, de 14 años.

La menor, que era estudiante de séptimo año y prima de Stephanni Hernández, estaba visitando la zona y se preparaba para realizar unos exámenes que tenía en el colegio.

"Ella (Nayeli Hernández) recibió las heridas en la habitación, pero hizo un intento de salir y por eso hay unas huellas de arrastres que nos permite establecer que hizo un esfuerzo para tratar de salir y pedir ayuda", afirmó el director del OIJ.

Nayeli Hernández está custodiada en el hospital de la zona.

El hecho se dio en Barrio Victoria, en donde los jóvenes fueron encontrados degollados en un apartamento, que tres de ellos alquilaban, atados de pies y manos en una de las habitaciones.

Según las autoridades, es una "escena impactante y lamentable con un área ensangrentada". En el sitio del suceso, se encuentra un equipo de trabajo interdisciplinario, que fue desplazado vía aérea, que permitirá obtener más datos e hipótesis razonables y fuertes para orientar el caso", expresó Espinoza.

"De acuerdo con la visualización inicial, localizamos los cuerpos dentro de la misma habitación tres de ellos en el suelo y dos en una de las camas. Podemos confirmar que los homicidios fueron perpetrados con arma blanca, estaban amordazados con trozos de tela y también atados en las extremidades superiores e inferiores", dijo el funcionario.

El director del OIJ indicó que las heridas fueron perpetradas con un cuchillo, sin embargo, todavía no han podido ubicar ningún arma de esa naturaleza.

"Tenemos que ahondar en un caso tan complejo como este, que tiene la particularidad de que es el homicidio masivo más importante de este año y nos pone en una situación social difícil y evidentemente también desde el punto de vista criminal", aseveró Espinoza.

El apartamento se encuentra ubicado detrás de una vivienda, pero nadie escuchó ruidos ni llamados de auxilio.