•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La tercera audiencia de la etapa intermedia del caso "La Línea" en cuyo caso está procesado por corrupción, entre otros, el expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina (2012-2015) que se celebraría hoy, fue suspendida por el juez Miguel Ángel Gálvez.

La decisión del juez fue adoptada debido a que el jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci), Juan Francisco Sandoval, tiene que participar en la audiencia de primera declaración de la magistrada Blanca Stalling, capturada ayer por tráfico de influencias.

Además, porque a esa diligencia debe asistir el abogado de Stalling, Gustavo Juárez, quien también defiende a la exvicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, procesada en la trama de corrupción "La Línea".

La magistrada está citada a comparecer este jueves en su primera declaración en el Juzgado Séptimo de Primera Instancia Penal tras su detención por el delito de tráfico de influencias.

Stalling es acusada por la Feci de haberse aprovechado de su cargo -vocal VII de la Corte Suprema de Justicia- para que un juez beneficiara a su hijo, Otto Molina, procesado por asociación ilícita y cobros ilegales en una trama de corrupción conocida como "IGSS-Pisa".

La audiencia de etapa intermedia del caso "La Línea" servirá a Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, decidir si envía o no a juicio a los más de 30 implicados en la estructura criminal.

Sandoval comenzó el lunes a presentar todas las pruebas en contra de la red y continuó ayer, con el fin de convencer al juez que existen suficientes pruebas para que los acusados vayan a juicio oral y público.

Tras terminar el fiscal con sus argumentos seguirá el turno a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y por último serán los abogados de los acusados.

De momento se desconoce cuándo se reanudará la audiencia de etapa intermedia de "La Línea", desarticulada en abril de 2015 por el Ministerio Público y la Cicig, y cuyos líderes serían Pérez Molina y Baldetti, quienes según las investigaciones, recibían el 50 por ciento de los cobros ilegales en las aduanas y dimitieron en medio del escándalo.