•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Congreso de El Salvador extendió hoy hasta abril de 2018 unas “medidas extraordinarias” de seguridad carcelaria que en 2016 dieron inicio a una ofensiva contra las pandillas.

Las medidas, aprobadas pese a un reciente pedido de diálogo de las pandillas, contemplan la suspensión de visitas, el encierro permanente de los reos, traslados expeditos a la cárcel de máxima seguridad y el corte de las telecomunicaciones.

El Gobierno atribuye la reducción del 20.7 % de los asesinatos en el 2016 a estas medidas y otras paralelas, como el despliegue de más militares y la creación de un comando elite par cazar a las columnas armadas de pandilleros.

La prórroga fue aprobada con 73 de los 84 votos posibles, pese a que las pandillas, a las que el Gobierno atribuye las altas tasas de homicidio del país, pidieron recientemente un diálogo.

Estas políticas extraordinarias incluyen la suspensión de visitas, el encierro permanente de los reos, traslados expeditos a la cárcel de máxima seguridad y el corte de las telecomunicaciones en los penales, un estricto régimen que algunas iglesias cristianas han pedido cesar en pro de los derechos humanos.

La aplicación de las medidas “ha permitido experimentar una significativa mejoría en el control al interior de los centros penales, lo cual repercute en la disminución de la actividad delictiva al exterior”, reza el decreto que dio luz verde a la prorroga.

Según las autoridades de Seguridad, los pandilleros mantenían el control de los recintos y desde su interior ordenaban extorsiones, purgas de sus estructuras y hasta masacres.