• Guatemala |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los tres países que conforman el Triángulo del Norte de Centroamérica, Guatemala, Honduras y El Salvador, anunciaron que crearán una unidad fiscal regional para luchar contra el blanqueo de capitales.

Así lo dieron a conocer en una conferencia de prensa tras una reunión celebrada en ciudad de Guatemala los fiscales generales de Honduras, Óscar Fernando Chinchilla; El Salvador, Douglas Meléndez, y de Guatemala, Thelma Aldana.

Precisamente Aldana dijo que el fin de esta unidad será “guiar investigaciones conjuntas y luchar contra el blanqueo de capitales”, aunque otros detalles se continuarán afinando.

“Sabemos que en los tres países el lavado de dinero se da constantemente, todos los días, y que es en una gran magnitud. De ahí surge nuestro interés, nuestra intención de fortalecer e incrementar el intercambio de informaciones para poder guiar investigaciones conjuntas y luchar contra el blanqueo de capitales”, profundizó.

La creación de esta unidad regional sigue la línea que los tres fiscales trazaron el pasado agosto en ciudad de Guatemala cuando en la primera reunión conjunta acordaron coordinar trabajos e informaciones para luchar contra los flagelos que azotan a la región.

Relación con EE. UU.

Aldana expresó que los fiscales viajarán a Washington, Estados Unidos, probablemente en marzo, para afianzar la cooperación.

En esa visita, en la que participarán Aldana y los fiscales de El Salvador y Honduras, Douglas Meléndez y Óscar Fernando Chinchilla, respectivamente, los jefes de los MP de los tres países se reunirán con funcionarios de los Departamentos de Justicia y de Estado de EE. UU.

“Es con ellos con quienes manejamos las diversas cooperaciones los tres países”, resumió Aldana, que también adelantó que tendrán un encuentro con los funcionarios que coordinan el plan Alianza para la Prosperidad, para destacar “la importancia de la participación de los fiscales en este programa”.

Aldana enfatizó que el objetivo es contribuir al fortalecimiento del sistema de Justicia y que la ciudadanía “tenga certeza” de que las Fiscalías son fuertes y están preparadas para “combatir la criminalidad”, para así “contribuir a la paz social”, evitar la migración y que la gente viva “de una manera digna y en condiciones de igualdad”.

Sobre este propósito se pronunció también Meléndez, quien recordó que en la región hay muchos delitos, extorsiones, homicidios, hurtos, violaciones -”un poco de todo”-, y que es necesario atender al clamor de la población y erradicar estas lacras.

Plan Alianza

El Triángulo Norte de Centroamérica es una de las zonas más violentas del mundo pese a que no se desarrolla una guerra convencional.

Esta condición afecta gravemente la vida de la región, marcada por la pobreza, que ha decidido emigrar de forma masiva a Estados Unidos y México, como principales destinos.

Para hacer frente a esta violencia y a la falta de oportunidades que provoca la inmigración, en febrero de 2016 el entonces presidente de EE. UU., Barack Obama, solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto de 50,100 millones para el año fiscal 2017.

Esos 750 millones se sumarían a otro monto igual aprobado por el Congreso en diciembre pasado para afianzar el fortalecimiento institucional de los países de origen del mayor grueso de indocumentados: Guatemala, El Salvador y Honduras, bajo el conocido Plan de la Alianza para la Prosperidad.

En 2016 unas 14,870 personas fueron asesinadas en la región, de acuerdo con cifras oficiales, por lo que los tres países seguirán luchando conjuntamente también contra este flagelo.