•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades guatemaltecas trasladaron hoy a 164 reos del Barrio 18 que estaban detenidos en la prisión de Fraijanes I, a unos 22 kilómetros al sureste de la capital, hacia una prisión de alta seguridad en el departamento sureño de Escuintla.

Así lo confirmó el director del Sistema Penitenciario (SP), Nicolás García, en declaraciones a la radio local Emisoras Unidas, y explicó que esta medida fue adoptada para evitar que los pandilleros continuaran cometiendo extorsiones desde el interior de esa cárcel.

Enfatizó que la decisión se tomó tras los recientes asesinatos de choferes de taxis y de autobuses urbanos de pasajeros, que según él podrían haber sido ordenados por líderes del Barrio 18 que estaban recluidos en la cárcel de Fraijanes I.

De interés: Guatemala con alta desnutrición crónica

El grupo de presos fue trasladado hacia la cárcel conocida como "El Infiernito", situada en el departamento sureño de Escuintla.

El ministro guatemalteco de Gobernación (Interior), Francisco Rivas, explicó a periodistas que el traslado responde a medidas para "limitar" la influencia que tienen los prisioneros de esa pandilla con sus cómplices fuera de las cárceles.

Además se persigue "retomar el control de la cárceles" porque "tenemos claridad que desde allí se generan órdenes para cometer crímenes", subrayó.

Rivas aseguró que entre los reos trasladados están los 23 de la cúpula de líderes de la pandilla conocidos como "La Rueda del Barrio 18".