•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Guatemala y la Agencia Espacial del Reino Unido firmaron hoy un memorando de entendimiento que permitirá utilizar tecnología punta en el combate a la tala ilegal de árboles en un país con un 34,2 % de cobertura forestal y una tasa de deforestación anual de 132.137 hectáreas.

El documento fue rubricado este lunes en Ciudad de Guatemala por el subgerente del Instituto Nacional de Bosques (Inab), Deniz García, y el director de Programa de Alianzas Internacionales de la Agencia Espacial del Reino Unido, Ray Fielding, y permitirá la implementación de un Sistema de Manejo y Protección de Bosques (FMAP, por sus siglas en inglés).

El objetivo es reducir las causas de la deforestación en las regiones de Petén, Alta Verapaz y Bajara Verapaz a través de tecnología espacial, como la teledetección y el sistema Global de Navegación Satelital.

García indicó que los resultados que esperan obtener es una reducción en los incentivos a la deforestación, una baja de los crímenes relacionados con el uso de la tierra, actualizar y mejorar los sistemas existentes de trazabilidad con la nueva tecnología e incrementar la eficiencia, impacto y estabilidad del sistema de incentivos forestales.

Por su parte, Fielding recordó que la agencia espacial británica tiene 21 proyectos en 30 países y que con el que se va a emprender ahora en Guatemala, el primero en Centroamérica, se busca colaborar la capacidad espacial y la local para luchar contra la tala ilegal de árboles.

En este mismo sentido se pronunció el embajador del Reino Unido en Guatemala, Thomas Carter, quien dijo que esta problemática ha generado una preocupación "a nivel mundial" por sus "enormes impactos ambientales y socioeconómicos" en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global.

El proyecto, que tendrá una duración de tres años, está financiado con 50 millones de quetzales (unos 6,7 millones de dólares), que provienen del Programa de Alianzas Internacionales (IPP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Espacial del Reino Unido.

Según datos del Inab, la mayor pérdida de recursos naturales ocurre en el departamento de Petén (85 %) aunque se estima que la tala ilegal representa un costo de 2.200 millones de quetzales (298,7 millones de dólares) en pérdidas, entre impuestos, valor de reposición del bosque por plantaciones, valor suelo erosionado y valor del carbono almacenado en los bosques.