• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Costa Rica abogó en una reunión regional de cancilleres porque la transparencia y la rendición de cuentas se conviertan en pilares fundamentales del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y además por la solidaridad regional ante los flujos migratorios.

"Queremos un sistema más robusto, eficiente, con liderazgo, sobretodo más transparente, que se enfoque en la rendición de cuentas", dijo a los periodistas el canciller costarricense, Manuel González, cuyo país ejerce la presidencia pro tempore del SICA en el primer semestre de 2017.

En esta reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del SICA, que se extenderá todo el día, Costa Rica presentó su plan de trabajo para el semestre y se abordaron diversos temas de interés regional y administrativos del organismo.

"Presentamos la propuesta de Costa Rica sobre el plan de trabajo con énfasis en la transparencia y la rendición de cuentas y analizaremos algunos reglamentos como el de los presupuestos" del SICA, explicó González.

En la cita, los países centroamericanos discutirán sobre el cumplimiento de los mandatos de las Cumbres Presidenciales del SICA, la propuesta de fortalecimiento al Comité Ejecutivo, la creación del grupo de trabajo SICA-Chile y la discusión del estado de la propuesta de Política Migratoria Regional Integral.

RELACIÓN CON MÉXICO

El canciller González dijo que llevarán a cabo una reunión entre el SICA y México, con la presencia del canciller mexicano, Luis Videgaray.

"Conversaremos sobre la relación que el SICA aspira a tener con México y haremos un análisis del contexto de la región, centrado en el tema de los flujos migratorios que nos han afectado de manera creciente en los últimos años", detalló González.

El canciller enfatizó en que el tema migratorio debe ser tomado con seriedad y solidaridad por todos los países de la región, ya sean de tránsito o recepción de migrantes como Costa Rica o emisores como los del triángulo norte de Centroamérica y México.

"Es un tema sobre el que debemos tener conversaciones francas e integrales. Debemos ser más solidarios en la atención de este fenómeno", expresó el ministro costarricense.

Desde hace dos años grandes flujos de migrantes cubanos, haitianos y africanos han transitado por Centroamérica y México con rumbo a Estados Unidos, pero miles de estas personas han quedado varadas en Costa Rica y Panamá debido a que Nicaragua les impide ingresar a su territorio.