•   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El exgeneral Manuel Antonio Noriega, de 83 años, "está en estado grave y volvió al quirófano" tras ser operado esta mañana de un tumor cerebral benigno, dijo hoy a Efe su abogado, Ezra Ángel.

"Tuvo una complicación", afirmó sin más precisiones el abogado de Noriega, quien sufre una "hemorragia cerebral grave" según explicaron a la prensa las hijas del exdictador panameño.

Relacionado: 25 años después el exdictador Noriega pide perdón

"Está por segunda vez en el quirófano, siendo intervenido por una hemorragia cerebral que le descubrieron después de haber salido ya de la operación" a la que fue sometido horas antes, dijo Sandra Noriega.

La hija del exgeneral, en cuya casa cumple un arresto domiciliario temporal, tildó de "grave" y "delicada" la situación, e indicó que su padre lleva "como tres, cuatro horas en el quirófano tratando de drenar" la sangre.

"Lo que nos dijeron fue que primero tenían que drenar para después operar" nuevamente al otrora hombre fuerte, que gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989.

Por su parte, Ezra Ángel, abogado de Noriega, precisó que el anciano exgeneral será sometido "a una operación de cráneo abierto, la segunda" en las últimas horas.

"Tuvo una complicación", indicó Ángel a Efe sin más precisiones.

La primera intervención se prolongó cerca de cuatro horas y había sido calificada en un primer momento como exitosa por el defensor.

"La cirugía fue exitosa. Está en cuidados intensivos", indicó Ángel en una conversación telefónica poco antes del mediodía de este martes, en la que rehusó dar más detalles, aunque dijo que el pronóstico del exgeneral es "bueno".

La familia había mantenido hermetismo en torno a la situación del anciano exgeneral tras la intervención quirúrgica de esta mañana.

Noriega, que purga en Panamá penas que suman 60 años, fue ingresado el lunes la hospital y está en arresto domiciliario temporal desde el pasado 28 de enero como parte del proceso pre y postoperatorio.

Los doctores señalaron que la prisión El Renacer, en donde fue recluido desde que fue extraditado a Panamá en diciembre de 2011, no era un lugar apto para preparase para una operación de alto riesgo.