•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El magistrado del Tribunal Superior Electoral de República Dominicana, Fausto Mendoza, llegó hoy a Honduras para acompañar las elecciones primarias del domingo en el país centroamericano y expresó su confianza en que el proceso sea "bastante transparente".

Mendoza es uno de los primeros observadores extranjeros en llegar a Tegucigalpa de unos 200 que ha invitado el Tribunal Supremo Electoral de Honduras.

El magistrado espera que los comicios primarios de Honduras, que no son obligatorios, se desarrollen "de la mejor manera posible", que sean "bastante transparentes" y que cada quien "juegue el rol que le corresponde para fortalecer la democracia" del país centroamericano.

Al ser consultado sobre la inscripción del gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández, para que busque la reelección presidencial en 2017, lo que rechaza la oposición por considerar que se violenta la ley, Mendoza dijo que el ente electoral dominicano "no va cuestionar ni a fiscalizar" las decisiones del país centroamericano.

"Son reglas internas que no podemos cuestionar, cada país tiene sus normas y sus reglas de aplicación y eso se respeta", enfatizó.

Hernández fue propuesto a finales de 2016 para que busque la reelección por dos corrientes internas del gobernante y conservador Partido Nacional.

De interés: Presidente hondureño advierte a delincuentes

El magistrado dominicano insistió en que el objetivo de su visita a Honduras es "observar" cómo se desarrollan las elecciones en el país centroamericano y "ejercer la labor de testimonio del proceso" como parte de "una responsabilidad" que tienen todos los organismos electorales de América Latina.

En la contienda participarán los partidos tradicionales Nacional, en el poder; Liberal, primera fuerza de oposición; y Libertad y Refundación (Libre), cuyo coordinador es el expresidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009.

Mendoza indicó que el ente electoral de su país tiene "un compromiso con la democracia" y "un interés por fortalecer el sistema en todos los procesos (electorales) que se desarrollan en América Latina", lo cual debería ser "una responsabilidad" de los que "comulgan en el quehacer de la democracia".

También participarán en las primeras 2,500 observadores que pertenecen al estatal Comisionado Nacional de Derechos Humanos, el Foro Nacional de Convergencia y representantes de organizaciones de personas con discapacidad, entre otras.