•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades salvadoreñas arrestaron hoy por supuesto lavado de dinero a José Adán Salazar Umaña, considerado un cabecilla del narcotráfico por Estados Unidos, informó la Fiscalía General de la República (FGR) y que posiblemente tiene nexos con el vicepresidente de su país, Óscar Ortiz.

La "FGR realiza decenas de allanamientos vinculados con estructura de lavado de dinero y ordena captura de José Adán Salazar", alías "Chepe Diablo", quien "ya está detenido" junto a otras tres personas no identificadas, publicó en sus redes la institución.

La fuente detalló que el "amplio operativo" en "empresas, hoteles, residencias y bufetes jurídicos" ligados a Salazar es coordinado por el Grupo Contra la Impunidad (GCI), una unidad especializada de la Fiscalía.

En abril de 2016, el fiscal general, Douglas Meléndez, confirmó la reapertura de una investigación contra Salazar, que podría salpicar al vicepresidente Ortiz por su presunto vínculo con la creación de una empresa de bienes raíces.

Dicha investigación fue iniciada en administraciones anteriores de la FGR, pero fue detenida por el antecesor de Meléndez, Luis Martínez, ahora en prisión preventiva por otros casos.

En 2016, el periódico digital El Faro publicó que Ortiz "mantiene una relación comercial desde el año 2000" con Salazar y que es "un empresario hotelero vinculado, según diversas investigaciones, al Cártel de Texis", que opera en el norte de Centroamérica.

El cártel, cuyo nombre hace referencia a la localidad de Texistepeque, en el noroeste de El Salvador, se dedica a traficar droga por puntos ciegos fronterizos desde Honduras hacia El Salvador, y luego a Guatemala.

El vicepresidente salvadoreño negó "tener una relación económica empresarial" con Salazar y atribuyó la publicación a "ciertos grupos" que están en su "contra".

En 2014, el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, designó a Salazar como narcotraficante y el Congreso lo incluyó en la llamada lista de cabecillas del narcotráfico, con lo que se le prohíbe el acceso al sistema financiero de ese país.