•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE / AFP

El Gobierno de Panamá lanzó este miércoles un plan nacional para articular la cooperación internacional y asumió por primera vez de manera oficial que empezará a ser un país oferente de ayuda, ya que está considerada una nación de renta media.

"Panamá por décadas ha recibido cooperación de países y de organismos, nos hemos beneficiado de esa transferencia de conocimiento, de aportes y recursos financieros y de otro índole, sin necesariamente estar organizados ni estructurados para tener nosotros la capacidad de ofrecer cooperación a cambio", reconoció la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel De Saint Malo.

La cooperación que ha recibido Panamá "ha estado históricamente un tanto descoordinada con competencias desagregadas", añadió la vicepresidenta durante la presentación del llamado plan "Panamá Coopera 2030".

Se trata de 17 metas impulsadas por la ONU para 2030 con el objetivo de luchar contra la pobreza, el cambio climático, la desigualdad y la violencia.

"Panamá, como un país que crece, que tiene capacidades, que tiene conocimiento, que tiene instituciones fuertes y robustas, entiende que puede compartir ese conocimiento con otros países y que tiene una responsabilidad de contribuir con los retos de desarrollo", añadió la vicepresidenta.

Con un crecimiento económico de 6%, uno de los más altos de América Latina, y considerado un país de renta media, Panamá pretende pasar de ser un receptor neto de ayuda exterior a uno que ofrece ayuda dirigida a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La ayuda que ofrecerá Panamá a partir de ahora no será monetaria, sino que se centrará en la transferencia de "conocimientos y capacidades" en ciertos sectores, como la logística, el medioambiente o el desarrollo agropecuario.

"Requerirá de una cierta inversión de la República de Panamá en la movilización de nuestros técnicos, de nuestros profesionales", indicó De Saint Malo.

A pesar de que el crecimiento económico de Panamá registra una clara tendencia a la desaceleración, el país sigue siendo uno de los grandes motores regionales.

En 2016 su producto interior bruto (PIB) creció un 4,9 %, mientras que en 2015 se expandió a un ritmo de 5,8 % y en 2014 a una tasa de 6,2 %.

El Gobierno panameño estima que este año el crecimiento del país será del 5,8 %, mientras que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) redujo el pasado abril su proyección sobre Panamá del 5,9 % al 5,2 %.