• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • AFP

Honduras, golpeado por una ola de violencia criminal, pretende revisar la edad punible tras constatar que gran parte de los delitos son cometidos por menores de 18 años, anunció este lunes el presidente Juan Orlando Hernández.

"Casi el 40% de los delitos de alto impacto tienen una participación de menores edad, eso es alarmante", afirmó el mandatario en rueda de prensa.

En Honduras una persona es punible a partir de los 18 años. Los menores de esa edad pueden ser acusados de cometer "infracciones", no delitos, y ser remitidos a centros correccionales en lugar de las cárceles comunes.

El gobernante justificó que el crimen organizado utiliza a los jóvenes para cometer delitos "evadiendo la justicia" y eso hace que los menores se inicien "en el camino de la criminalidad".

Anunció que el gobierno nombrará un equipo de juristas y sociólogos para analizar "si nos quedamos dándole un tratamiento diferenciado a los menores, aunque cometan delitos atroces, o se les trata como adultos, como ocurre en otros países".

Hernández no sugirió a cuántos años podría bajar la edad penalmente punible.

Organismos de derechos humanos se han opuesto a intentos similares de gobiernos anteriores.

El equipo de especialistas también se ocupará de revisar las posibilidades de establecer programas de reinserción de menores vinculados con acciones criminales.

Explicó que para ello deben ser reestructurados los centros de detención existentes, creando ambientes de recuperación y reinserción social.

Honduras está catalogada como uno de los países más violentos del mundo, con una tasa cercana a los 60 homicidios por cada 100.000 habitantes, lejos del promedio mundial de 8,9 por 100.000 establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).