• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las autoridades de Honduras capturaron a uno de los 18 pandilleros que el pasado día 11 se fugaron de la Penitenciaría Nacional, cercana a Tegucigalpa, informó hoy una fuente oficial.

Se trata de Nelson Geovanny Casco Andrade, un presunto cabecilla de la “Mara-18” (pandilla), quien fue capturado el lunes en la noche, dijo a periodistas la portavoz de la Fuerza Nacional Anticorrupción (FNA), Norma Moreno.

El detenido, a quien le decomisaron varias armas de fuego y municiones, también utilizaría los nombres de Edwin Antonio Ferrera Mejía y Kevin José Ferrera Portillo para confundir a las autoridades, según las autoridades del país centroamericano.

Elementos de la FNA y de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA) participaron en la captura de Casco Andrade en el barrio Altos de Tiloarque, en el extremo suroeste de Tegucigalpa, añadió Moreno.

Los 18 reos fugados son miembros de las pandillas “M-13” y “M-18”, según informó el Instituto Nacional Penitenciario (INP) dos días después de que se registró la evasión.

Seis días después de la fuga masiva, el Gobierno hondureño remitió a 773 pandilleros presos en la Penitenciaría Nacional a una cárcel de máxima seguridad en el oriental departamento de El Paraíso.

Según el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, el traslado de los 773 pandilleros a la cárcel de máxima seguridad fue planificada desde hace dos meses.

Hernández también indicó que los 18 pandilleros fugados serán capturados en cualquier momento.

Hasta ahora las autoridades del INP no han informado cómo se produjo la fuga, aunque según versiones extraoficiales difundidas por la prensa local, los reos habrían pagado una cifra millonaria a personal de la Penitenciaría Nacional, cuyas autoridades están siendo investigadas.