• Miami, Florida |
  • |
  • |
  • EFE

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los Gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras y el sector privado invertirán 2.500 millones de dólares en proyectos en energía, transporte, agua y turismo en esos países, según se anunció hoy en Miami (EE.UU.).

En la Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centroamérica, el presiente del BID, Luis Alberto Moreno, indicó que esta institución aportará 750 millones, que se sumarán a otros 1.750 millones de los Gobiernos de estos países así como de inversores privados en los próximos cinco años.

Esta inversión, que calificó como "sin precedentes", complementa la financiación que brida el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, lanzado en 2014 y que busca dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas, impulsar el capital humano y mejorar la seguridad ciudadana, con el objetivo de desalentar la migración hacia el norte del continente.

"Bajo la Alianza para la Prosperidad, los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduiras) han estado logrando verdaderos avances en áreas como la seguridad ciudadana, el fortalecimiento de instituciones públicas y el desarrollo de capital humano", dijo Moreno.

A estos avances quieren sumar en los próximos cincos años mejoras en la creación de empleos y competitividad para así crear "condiciones que alienten a la gente a prosperar en sus propios países", agregó.

Este anuncio se realizó en vísperas de la conferencia de este jueves y viernes en Miami.

Asistirán al encuentro el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly; el canciller mexicano, Luis Videgaray; los presidentes Jimmy Morales, de Guatemala, y Juan Orlando Hernández, de Honduras, y el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, entre otros.

Esta iniciativa busca mejorar la infraestructura para promover el desarrollo y la integración y generar empleo, con lo que esperan reducir las posibilidades de que los nacionales de estos tres países tomen la "arriesgada decisión de migrar a Estados Unidos en busca de trabajo", señaló el BID en un comunicado.

La cifra de 2.500 millones, que es fruto del diálogo con empresarios y Gobiernos de los tres países centroamericanos en los últimos meses, podría aumentar en el futuro a través de otras fuentes de inversiones como el "ahorro nacional o las emisiones de bonos", añadió.

Las donaciones de cooperación técnica y los préstamos que otorgue el BID como parte de esta iniciativa deberán aprobarlas previamente los directorios del Banco y de la Corporación Interamericana de Inversiones, señaló la entidad.