•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) pidió hoy ampliar el ejercicio de los derechos políticos para los colectivos con discapacidad, afrodescendientes y mujeres para garantizar su inclusión en los procesos de votación, en el marco de una reunión de organismos electorales de Centroamérica y Caribe instalada en Honduras. Hay que analizar "cómo hacemos que los procesos electorales sean mecanismos de inclusión y no que produzcan la exclusión de poblaciones", principalmente en "poblaciones con discapacidad y étnicas", dijo a Acan-Efe el director ejecutivo del IIHD, el costarricense José Thompson Jiménez.

"Esta conferencia busca cómo garantizar que la participación política no sea solamente el derecho a elegir, sino también a ser elegido", subrayó. Jiménez reclamó también en Centroamérica y el Caribe una mayor participación política femenina, donde su presencia es baja. "No hay ninguna relación entre la proporción que representan las mujeres como lectoras con la proporción de mujeres que tenemos en puestos elegibles", enfatizó.

La inclusión política desde la perspectiva de los derechos humanos "significa reconocer diversidad, no pretender que todos somos iguales y valorar cuales son las necesidad especificas de cada grupo para poder participar activamente y disfrutar plenamente de sus derechos", explicó.

Lamentó que en el pasado se hacía "la ilusión o fantasía de una igualdad que no era real" y por eso se "desconocían las necesidad específicas de sectores para ser incluidos". El director ejecutivo del IIDH destacó las buenas prácticas electorales de Ecuador para garantizar la inclusión de personas con discapacidad, representantes de etnias y mujeres. Entre esas medidas adoptadas por Ecuador para ampliar el ejercicio de los derechos políticos para todos los ciudadanos, especialmente con alguna discapacidad, mencionó el voto en casa y el voto en centros médicos.

Enfatizó que el objetivo de la reunión es "compartir experiencias" para "perfeccionar" los procesos electorales y evitar "regresiones" en los mismos. La XXXI cita de la Asociación de Organismos Electorales de Centroamérica y el Caribe (Protocolo de TIKAL) reúne hasta el jueves a delegados de Antigua y Barbuda, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Santa Lucía, y como invitados Ecuador y México.

El encuentro, que incluye el traspaso a Honduras de la presidencia pro témpore del Protocolo de TIKAL, fue inaugurada en Tegucigalpa por el magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros. Durante el desarrollo de la reunión Honduras y Ecuador suscribirán un convenio de cooperación para activar en Tegucigalpa un programa piloto que garantice "la plena participación política y democrática" de personas con discapacidad y afrodescendientes, dijo Matamoros a los periodistas.

Enfatizó que Honduras impulsará acciones, como la del voto en casa para personas con discapacidad, para garantizar una democracia inclusiva en las elecciones generales del 26 de noviembre. El voto asistido da la facilitad de sufragar en su casa a personas con una discapacidad igual o mayor al 70 %, señaló Matamoros, y resaltó que ejercer el sufragio es un "derecho político". Unos 6,2 millones de hondureños están convocados a las urnas el 26 de noviembre para elegir a un presidente y tres designados (vicepresidentes) de la República, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano, y 298 alcaldías municipales.