•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cientos de policías desalojaron este miércoles con gases lacrimógenos a un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional, que había bloqueado un bulevar en Tegucigalpa para exigir al Congreso la destitución de las autoridades universitarias.

Grupos de decenas de alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) bloquearon con llantas incendiadas el paso vehícular, en un bulevar ubicado frente al centro de estudios.

Los estudiantes han paralizado las clases desde hace un mes demandando la renuncia de la rectora, Julieta Castellanos.

Cerca de 300 policías irrumpieron lanzándoles bombas de gases lacrimógenos y potentes chorros de agua con una tanqueta antitumultos hasta obligar a los estudiantes, la mayoría con los rostros cubiertos con capuchas, a desalojar la vía.Cerca de 300 policías irrumpieron lanzándoles bombas de gases lacrimógenos y potentes chorros de agua.

Los jóvenes tomaron la calle como una medida de presión para que los diputados del Congreso Nacional vean "que no estamos jugando y necesitamos que nos resuelvan ya esta problemática", dijo a medios locales un integrante del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

A "15 días de haber presentado el anteproyecto de ley y ni siquiera (los diputados) lo ha discutido", se quejó.

El pasado 19 de julio, la dirigencia del MEU entregó al Congreso un proyecto para que destituya a la rectora, a los vicerrectores y decanos de la UNAH, y nombre una junta de gobierno de transición.

Los conflictos de los estudiantes datan de hace más de un año, cuando protestaron porque las autoridades acusaron ante tribunales a tres estudiantes por causar daños durante protestas contra las normas académicas, en edificios de la Ciudad Universitaria.

La condena a los tres estudiantes por parte de los tribunales, cuya pena no ha sido definida, desató mayores protestas.

Las autoridades respondieron llevando a otros 30 estudiantes ante los juzgados, de los cuales 18 alumnos fueron expulsados supuestamente por pretender incendiar uno de los edificios.

Desde el pasado 13 de julio los estudiantes extremaron las protestas e interrumpieron las clases de unos 50.000 alumnos bloqueando el acceso a los edificios de aulas.