•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

Unas 200 personas marcharon hoy en Guatemala bajo el lema "Por el derecho a la vida ... pena de muerte" para exigir la reactivación de este castigo, recogido en la Constitución del país pero que no se ha aplicado desde hace años por un vacío legal.

La protesta, que se juntó en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional de la Cultura (dependencia del Gobierno) tras la convocatoria lanzada por el diputado oficialista Marcos Fernando Yax -de Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación)-, dio varias vueltas y llegó a la Casa Presidencial.

Guiados por una gran pancarta a todo color que tenía en la imagen una camilla del módulo de inyección letal y un hombre violando de forma explícita a una mujer, donde se leía "Sí a la pena de muerte", este grupo de ciudadanos pedía el cese de los derechos humanos.

"A la mierda los derechos humanos", gritaba uno de los manifestantes mientras ondeaba una bandera del país, que portaba a su vez otro cartel que ponía "Guatemala llora sangre. No al pacto de San José".

"Basta ya. Urgen la pena de muerte. El pueblo, unido, jamás será vencido", gritaba el diputado, mientras explicaba que esta marcha es una forma de enviar un mensaje a las pandillas y a los grupos criminales: "Ya es tiempo de respeten la vida".

Guatemala asegura que la amenaza de las maras está en El Salvador y Honduras

"Le pedimos al presidente -Jimmy Morales- que cuando tenga los 105 votos que vamos a conseguir en el Congreso para volver a aplicar la pena de muerte, que no titubee en firmar la pena de muerte. Ya es tiempo de que haya respeto por la vida, por los niños, por nuestras mujeres, por nuestros ancianos, por nuestros policías", agregó.

Mientras, uno de los manifestantes agradecía a los policías postrados frente a la Casa Presidencial su labor y les decía que la pena de muerte busca protegerlos: "Marero visto, marero muerto".

El congresista explicó a Efe que la reactivación de la pena de muerte, que no se aplica desde que en el año 2000 mataran por inyección letal a dos secuestradores, es una de las medidas para acabar con la violencia en uno de los países más violentos del mundo y lamentó que se defiendan los derechos humanos "de los asesinos".

El pueblo, dijo, está "sediento de Justicia" y este manifestación es la "demanda del pueblo".


El artículo 18 de la Constitución de Guatemala establece la pena de muerte, sin embargo, en años recientes no ha podido ejecutarse debido al vacío legal que existe desde que el expresidente Alfonso Portillo (2000-2004) derogó en 2004 el decreto 159, que regulaba el indulto y permitía al presidente suspender o no la ejecución.

Como el Estado de Guatemala no ha restablecido la plena vigencia de este recurso de gracia, la Cámara Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ha conmutado la pena de muerte por la máxima pena de prisión a los reos que así lo han solicitado.

El año pasado, la Corte de Constitucionalidad declaró inconstitucional la aplicación de la pena de muerte por el delito de asesinato.