•   Honduras, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

El eclipse del lunes será visto parcialmente en Honduras, donde además muchos pobladores de la región caribeña no podrán observarlo por las lluvias que se esperan por la tormenta tropical Harvey que se aproxima a Centroamérica, informó hoy una fuente oficial.

El mejor sitio para ver el eclipse en el país se localiza en el departamento de Gracias a Dios, en el Caribe, colindante con Nicaragua, pero para ese día se prevén lluvias por el paso de Harvey, dijo el maestro Ricardo Pastrana, de la Facultad de Ciencias Espaciales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Pastrana advirtió a los hondureños que no vean el eclipse sin protección segura, y menos si son filtros de mala calidad como los que venden en las calles u otros establecimientos, por el daño irreversible que les puede causar en los ojos.

Para quienes viven en Tegucigalpa, en el centro del país, donde el oscurecimiento del sol será de 29 %, el fenómeno podrán verlo sin problema en el observatorio de astronomía de la Universidad Nacional, agregó.

El eclipse en Honduras podrá ser visto entre las 11.43 y 14.15 hora local (17.43 a 20.15 GMT).

Riesgos para la vista

El secretario de Salud de Puerto Rico, Rafael Rodríguez Mercado, advirtió hoy a la ciudadanía que la observación del eclipse solar, que podrá verse en la isla el próximo lunes, podría ocasionar lesiones oculares permanentes o transitorias si no se utiliza la protección adecuada.

"Exhorto a la población a tomar las medidas de precaución necesarias para evitar los efectos nocivos que podría ocasionar la observación directa al sol, como es el uso de gafas de sol con filtros especiales, que bloquean el 99,9 % de la luz solar, o la apreciación de las imágenes que ofrecerán los medios televisivos y virtuales", señaló a través de un comunicado el funcionario.

Instó a la población de la isla caribeña a disfrutar del fenómeno astronómico, aunque, dijo, "sin asumir riesgos que redunden en efectos adversos para la salud visual".

Durante el eclipse la Luna se alineará exactamente con la superficie del Sol, lo que permitirá observaciones de toda la corona, incluidas las regiones muy bajas que son raramente detectables.