•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La cúpula empresarial guatemalteca aseguró hoy que la lucha contra la corrupción "no es negociable" y llamó a la unidad nacional luego de una crisis desatada por la decisión del presidente Jimmy Morales de expulsar del país al comisionado de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig), el colombiano Iván Velásquez.

"Hoy y siempre lo más importante debe ser el país y su futuro. La lucha contra la corrupción es una prioridad no negociable", dice el pronunciamiento del Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif).

La Cacif agrega que la lucha contra la corrupción debe mantenerse sobre la base de respeto a la Constitución, a la institucionalidad y al Estado de Derecho.

"Este debe ser un momento de unidad, donde las decisiones deben tomarse con prudencia, alejadas de medidas de hecho, en la que la tranquilidad y la calma deben prevalecer", expresan los empresarios.

La cúpula empresarial hace un llamado para que los actores en este proceso asuman con responsabilidad sus mandatos constitucionales y legales, cada uno en estricto apego y respeto a las instituciones.



"Por encima de todo, el interés nacional debe ser el objetivo fundamental para todos los sectores; esto no debe ser tema de intereses personales, sino de responsabilidad con Guatemala", manifestó.

El Cacif, sin embargo, no deja claro a quien le da su respaldo.

El presidente Morales declaró hoy al comisionado de la Cicig "persona non grata" y ordenó su expulsión de Guatemala de forma inmediata.

No obstante, la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica, ha dejado en suspenso temporal la expulsión de Velásquez al otorgar un amparo provisional.