•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, reiteró este martes su decisión de expulsar al jefe de una misión de la ONU contra la corrupción, a quien acusa de injerencia en asuntos de Estado y sobrepasar sus funciones.

Citando pasajes de la biblia, Morales aseguró en una reunión con alcaldes municipales que la expulsión del exmagistrado colombiano Iván Veláquez, que ha provocado una crisis política en el país, ha sido una "decisión difícil", pero dijo que había que tomarla.

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo. Esfuérzate y se muy valiente para cumplir la ley que te mandé", dijo el presidente Morales, visiblemente molesto por las críticas a nivel local e internacional a su decisión de sacar del país al funcionario de la ONU.

Desde que comenzó su campaña electoral y tras asumir la presidencia, Morales apoya sus discursos en frases de la biblia, ya que profesa la religión cristiana evangélica.

El domingo pasado, el mandatario declaró como "non grato" a Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito a la ONU que desde 2007 a petición del gobierno guatemalteco apoya en la depuración judicial y combate a estructuras del crimen en el Estado.

La orden de expulsión contra el exmagistrado fue detenida temporalmente por la corte constitucional al dar lugar a tres amparos presentados por activistas.

La medida dispuesta por el presidente coincide con el inicio de un proceso iniciado por la Cicig y la fiscalía para levantar los fueros a Morales e investigarlo por corrupción en el financiamiento del partido FCN-Nación, que lo llevó a poder en 2015.

"No estoy defendiendo gente corrupta, no estoy en contra de la lucha contra la corrupción, ni siquiera he dicho que esté en contra de la Cicig", replicó el gobernante.

"No tengo temor de la ley, si en algún momento hay que llegar ante la ley, hay que llegar como establece la ley y nadie debe estar exento, la justicia no puede ser selectiva", sentenció Morales, un excomediante de televisión de 48 años.