•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de Seguridad de El Salvador desmantelaron entre la noche del jueves y la madrugada de hoy una red de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13) dedicada al blanqueo del dinero proveniente de extorsiones y del tráfico de drogas en la zona occidental del país.

El director de la Policía salvadoreña, Howard Cotto, detalló en conferencia de prensa que la operación denominada "Tecana" es la "más fuerte" desarrollada durante 2017 para golpear la "capacidad logística y financiera" de la MS13.

Señaló que en los más de 180 allanamientos realizados en la occidental ciudad de Santa Ana fueron detenidos al menos 99 personas, principalmente pandilleros, cuatro policías, y varios "testaferros", quienes "daban la cara públicamente para manejar de forma oscura los negocios de las pandillas".

Cotto explicó que estas personas son propietarias de más de 40 negocios de comida rápida, talleres automotrices, empresas de distribución de diferentes productos y otros, que recibían dinero de dos células de las MS13 y posteriormente devolvían la "inversión" y las ganancias "como si fueran socios".

Acotó que los pandilleros arrestados también participaron en 20 asesinatos, privaciones de libertad, sobornos, organizaciones terroristas y que los 4 policías serán acusados por aceptar prebendas, introducir objetos prohibidos en los calabozos del cuerpo de seguridad y participar en la planificación de al menos 3 homicidios.

Durante el operativo, en el que participaron más de 1.000 miembros de la Policía, se incautó inicialmente más de 40.000 dólares en efectivo, 75 carros, 5 motocicletas y 15 armas de fuego.

El fiscal del caso, que pidió el anonimato, señaló que la investigación previa a la redada se prolongó por unos dos años y que con esta acción están "desarticulando" dos de las principales células de la MS13 en la zona occidental del país, porque se está "cerrando el paso al flujo de dinero que tenían".

Las autoridades Seguridad salvadoreñas sostiene que esta operación es similar a la denominada "jaque" de 2016, en la que fueron arrestadas más de 70 personas, se incautaron más de 100 vehículos, 34.500 dólares en efectivo, se congelaron 17 inmuebles y 34 cuentas bancarias.

El Salvador es asediado por la MS13, que Estados Unidos busca erradicar, el Barrio 18 y otras pandillas minoritarias que poseen más de 600 grupos en todo el país y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

El fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, visitó El Salvador a finales de junio pasado y advirtió que los "tentáculos" de la MS13 llegan hasta el Capitolio y a Europa, donde "amenazan la vida y el bienestar de cada familia".

Las autoridades acusan a las pandillas salvadoreñas de mantener los altos índices de asesinatos que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81,7 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.