•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La explotación sexual y laboral suponen las principales manifestaciones de la trata de personas en Honduras, dijo la directora de la Comisión Interinstitucional Contra la Explotación Sexual Comercial y la Trata de Personas en este país, Nora Urbina.

La trata de personas es "una problemática presente, no solo en Honduras, sino en todos los países del mundo, y la que más se denuncia es la explotación sexual comercial, pero también la trata laboral es bastante fuerte en el país", manifestó Urbina.

Enfatizó que el país centroamericano enfrenta el reto de hacer visible la trata de personas con fines de explotación sexual o laboral. Urbina declaró que Honduras podría definirse como "un país de origen, tránsito y destino" de víctimas de trata de personas, un flagelo que engloba a quienes están sujetos a servidumbre involuntaria, trabajo forzoso o explotación sexual.

Sin embargo, afirmó que Honduras está haciendo "esfuerzos significativos" para combatir el tráfico de personas, al citar un informe anual de Estados Unidos sobre ese delito.

La funcionaria participó en un evento organizado por la Secretaría de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización con motivo del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, que se celebra el 23 de septiembre.

La subsecretaria de Derechos Humanos y Justicia, Norma Cerrato, presente en el evento, dijo que la mayor parte de las víctimas de trata de personas, delito castigado con más de 20 años de prisión, son las mujeres, niñez y los grupos vulnerables, que incluyen a homosexuales.

"Personas inescrupulosas se aprovechan de la vulnerabilidad que sufren los grupos vulnerables, las mujeres y los niños", subrayó Cerrato.

Destacó que la trata de personas es un delito "grave" para cualquier país y "detestable para la sociedad", y señaló que este problema se extiende más por las redes sociales.

Según cifras oficiales, Honduras registró entre enero y septiembre de 2016 unos 114 casos de trata de personas con fines de explotación sexual, cifra que este año se ha reducido a 96.

Cerrato indicó que lo importante "no es solo que disminuyan" los casos de explotación sexual, sino que "haya un mayor número de denuncias" para que los responsables de este delito sean "condenados".

Para luchar contra la problemática, la funcionaria alumbró varios escenarios: el de la prevención y la sensibilización; el de la persecución del delito combatiendo las redes criminales; y el de la protección de las víctimas.