•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El profesor de la Universidad de Granada (España), Juan Miguel del Cid, dijo que “el futbol es un sector que preocupa por el lavado de dinero” y por tratarse de un ámbito «intocable».

Del Cid, economista especializado en prevención del fraude, lavado de dinero y financiación del terrorismo, aseguró en entrevista con Acan-Efe que “el futbol es un sector al que las autoridades no atacan directamente por su gran popularidad, pero hay estudios y documentos que demuestran que es un sector de preocupación”.

Del Cid destacó que el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) “está en la vanguardia en la lucha contra el lavado de dinero”, y que en el organismo “existen documentos que demuestran que se ha utilizado al futbol para lavar dinero y que es el sector preferido de grupos o cárteles de narcotraficantes que tienen muchas formas de utilizarlo”.

El experto, quien participó en San José en un congreso internacional sobre normas internacionales de información financiera y aseguramiento, dijo que entre esas formas está la compra de equipos de futbol que realmente no son rentables, y “la transferencia de jugadores como un mecanismo ideal para lavar dinero, patrocinios y apuestas en el juego”.

Además, las entradas que se pagan en efectivo, pues este dinero se podría camuflar con otro de origen ilícito.

“Si dicen que en un partido han asistido 5,000 espectadores y realmente han sido 3,000, todo ese dinero se puede reciclar y darle apariencia legal”, afirmó el experto.

Para Del Cid, el blanqueo es un delito financiero difícil de cuantificar, aunque afirma que organismos internacionales lo establecieron en un rango entre el 2.5% y el 5% del producto interno bruto (PIB) mundial.

Sobre Centroamérica, el experto comentó que se trata de una zona de riesgo de lavado de dinero porque por la región pasan todos los años entre 1,000 y 1,500 toneladas de cocaína.

En Costa Rica

Del Cid señaló que según la organización Global Financial Integrity en Costa Rica el flujo de dinero ilícito en la primera década del siglo XXI alcanzó los 64,000 millones de dólares, lo que supone un 10% del PIB del país.

Pero no todo el lavado de dinero procede del narcotráfico: el tráfico de personas, el fraude con tarjetas de crédito y con las monedas digitales y la corrupción, entre otros, generan enormes cantidades de dinero que necesitan ser blanqueados.

Del Cid dijo que con la financiación del terrorismo existe el problema de que algunas fuentes de dinero son gente de buena fe, y se refirió a algunos países árabes, “aunque las medidas se han centrado en Qatar”, al que se le acusó de financiar el terrorismo.

“Son países con mucho dinero que recaudan muchos fondos, ya que existe un precepto islámico que contempla la obligación de dar limosnas para obras de caridad”, explicó.