•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala y el Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva presentaron ayer los últimos resultados de embarazos infantiles en el país, que hasta el pasado 24 de julio ascendían a 42,000.  

En antesala al Día Internacional para la Prevención de Embarazos en Adolescentes, que se conmemora este 26 de septiembre, la directora de OSAR, Mirna Montenegro, explicó a Acan-Efe que esta cifra demuestra que se mantiene la misma tasa de fecundidad, que comprende madres entre 10 y 19 años.                

Normalmente, cada año se registra unos 81,000 nacimientos de niños de madres niñas y adolescentes en el país, un dato que lleva a las autoridades a destacar la necesidad de “identificar los retos y desafíos para reducirlo”.

Y aunque existe voluntad política de varias instituciones, con varios convenios, lo cierto es que la operatividad no está funcionando, subrayó.  

Para ello, Montenegro aboga por “conocer el problema”, pues el hecho de tener los datos y de “estar desnaturalizando la violencia sexual” influye en las cifras, junto con la falta de empoderamiento de las jóvenes y de estrategias de educación sexual integral, donde las chicas participen en campañas como sujetos de derechos, opinando en la planificación.  

La educación sexual reproductiva no llega aún como materia a las aulas y eso se demuestra en que solo un 10% usa métodos anticonceptivos en sus relaciones sexuales.

“En la teoría sí (hay voluntad), pero el problema es la operativización” para reducir estas cifras, pues no hay materiales, ni contenidos y los docentes tampoco tienen capacitación en la materia, agrega la experta, quien aboga por coordinar acciones para prevenir el embarazo en adolescentes, “multifactorial”, a través de la creación de oportunidades y planes de vida.

En junio pasado se divulgó un estudio en el que se revelaba que solo el 7 % de los estudiantes de 14 a 17 años que fueron encuestados, dijo haber recibido educación sexual en Guatemala, un país en el que los jóvenes tienen hijos a una edad muy temprana.