•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El representante de las Naciones Unidas en El Salvador, Christian Salazar, llamó hoy al país a mantener un enfoque de prevención de la violencia, en momentos en que vive un recrudecimiento de los asesinatos.

Tras un reunión con el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (CNSCC), el funcionario de la ONU dijo a Efe que "el llamado siempre es que el consejo mantenga su enfoque en la prevención porque es la que necesita continuidad y varios años de inversión".

"El consejo es el ente que tiene el poder de mantener este apoyo a la prevención" para que "se establezca como una política de Estado para los próximos gobiernos", acotó Salazar en la sede del Ejecutivo salvadoreño.

Advirtió que "nadie aquí debe equivocarse, si no se mantiene la inversión en la prevención en los próximos 5 o 10 años, no vamos a ver los cambios. La seguridad ciudadana es el fruto de una buena prevención local".

El país centroamericano ha experimentado una escalada de muertes violentas desde el pasado 21 de septiembre, con lo que registra una media diaria de 28 homicidios, casi el triple de los que venía computando hasta esta fecha.

En estos días, El Salvador, que es asediado por la Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18, también ha registrado sus dos jornadas más violentas en lo que va de 2017 con 40 homicidios el día 23 y 34 este miércoles.

Las autoridades atribuyen esta escalada de violencia, en la que también han sido asesinados al menos 3 policías y 2 militares, a purgas entre la MS13 y la recientemente formada facción disidente MS503. Sin embargo, de los 34 homicidios perpetrados ayer, tan solo 2 de los fallecidos eran pandilleros.

Este repunte también se da cuando el Ejecutivo ha intensificado los registros en la capital con un mayor despliegue de policías y soldados, y con la salida de vehículos blindados y artillados a las calles.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, lamentó durante la reunión del CNSCC el alza de asesinatos que atraviesa el país, que en 7 días ha cobrado la vida de al menos 196 personas, pese a lo cual, aseguró, no modificará su política de seguridad.

Las autoridades acusan a la MS13, que Estados Unidos busca eliminar, al Barrio 18 y otras pandillas minoritarias de mantener los altos índices de violencia que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81,7 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.