•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Más de un millón de personas de instituciones públicas y privadas participaron hoy en un simulacro de terremoto de magnitud 7 en la escala Richter, organizado por el Gobierno del país con el fin de medir su capacidad de reacción ante un evento de este tipo.

Estudiantes de 6.065 escuelas públicas y colegios privados del país centroamericano pusieron en práctica todas las indicaciones aprendidas durante talleres y capacitaciones sobre cultura de prevención y evacuación ante eventos sísmicos.

El Instituto Nacional Francisco Menéndez (Inframen), ubicado en San Salvador, se sumó a la actividad denominada "Plan de Simulacro Nacional ante Terremotos", con la que se busca preparar y concienciar a la población ante la ocurrencia de cualquier desastre, según el Sistema Nacional de Protección Civil.

Los jóvenes de este centro educativo acataron las indicaciones de maestros y la de los cuerpos de socorro, lo que les permitió evacuar las instalaciones y dirigirse de forma segura hacia una zona segura.

Tras la actividad, en la que se evacuaron 778 personas, de las que 10 se consideraron heridos leves, Daniela Meléndez, miembro del comité de evacuación del Inframen, señaló que el simulacro "fue bastante satisfactorio porque todos los jóvenes acataron las indicaciones y muy seriamente realizaron la práctica.

Meléndez instó a la población salvadoreña a guardar la calma ante un terremoto o cualquier otro desastre, buscar las zonas más seguras de las casas, escuelas o lugares de trabajo y resguardarse hasta que concluya el movimiento telúrico.

Otro simulacro de evacuación se efectuó en las instalaciones del Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), en la capital, donde se evacuaron "exitosamente" a 450 empleados, según la presidenta del Comité de Seguridad y Salud Ocupacional del Hospital General del ISSS, Karina Platero.

Por su parte, el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, informó que la práctica se desarrolló en las instituciones de gobierno en los 14 departamentos del país, en la Asamblea Legislativa, la Corte Suprema de Justicia, en dos centros comerciales de la capital, así como en todas las instituciones del Sistema de Naciones Unidas en el país.

El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, y su esposa, Margarita Villalta de Sánchez, también fueron parte de este simulacro al realizar la práctica en Casa Presidencial.

El simulacro nacional de evacuación se lleva a cabo en el marco del 31 aniversario del sismo de magnitud 5,7 en la escala de Richter que sucedió el país el 10 de octubre de 1986, que se cobró la vida de unas 1.500 personas y dejó más de 200.000 damnificados, especialmente en la capital.

Según datos de Protección Civil, El Salvador es uno de los países en el mundo que presenta mayor vulnerabilidad a fenómenos de origen natural.