•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La organización social Tutela Legal "María Julia Hernández" pidió al tribunal que lleva el proceso por el magnicidio de monseñor Óscar Arnulfo Romero acelerar las investigaciones, dijo hoy a Efe el abogado Alejandro Díaz.

"Llevamos un escrito (al tribunal) para que agilice las investigaciones y que el juez se pronuncie por escrito sobre lo que ha dicho la Fiscalía" ante la reapertura del proceso a medias de mayo pasado, señaló Díaz.

Detalló que también buscan "que se ponga en marcha" la solicitud de las copias certificadas de las resoluciones emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y un tribunal de Estados Unidos sobre el asesinato del ahora beato de la Iglesia católica.

Momentos en que Monseñor Romero fue asesinado durante una homilía. Foto: Archivo / END.El 17 de mayo pasado, el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador anuló el sobreseimiento decretado el 31 de marzo de 1993 del proceso contra el capitán Álvaro Rafael Saravia, único acusado del magnicidio, con lo que reabrió el proceso.

Esta resolución fue en respuesta a una solicitud de reabrir el proceso presentada el pasado 23 de marzo, en la víspera del 37 aniversario luctuoso del religioso, por la organización a la que pertenece Díaz.

El citado tribunal basó su resolución en una sentencia de inconstitucionalidad de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que anuló una ley de amnistía general en julio de 2016, que impedía las investigaciones de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

El juez titular del tribunal, Rigoberto Chicas, también mandó a la Fiscalía a definir si el proceso "debe seguirse contra la persona ya imputada con carácter de procesado o contra otros a quienes no se les han formalizado cargos o no están debidamente individualizados".

El abogado de Tutela Legal "María Julio Hernández" aseguró que la Fiscalía ya presentó su respuesta y que el juez se pronunció sobre la misma, pero que estos escritos no se han hecho públicos.

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador desconocido cuando oficiaba misa en la pequeña capilla del hospital de cáncer La Divina Providencia, en San Salvador.

Además: Monseñor Romero deja un gran legado

Por este caso, la justicia de El Salvador solo emitió orden de captura contra Álvaro Saravia en 1987, pero este huyó a Estados Unidos y su paradero actual es desconocido.

El Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas de 1993 atribuye la autoría intelectual del magnicidio de Romero, entonces máximo jerarca de la Iglesia católica salvadoreña, al difunto mayor del Ejército y fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), ahora en la oposición, Roberto D'Aubuisson.