•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un agente de la Policía Nacional Civil (PNC), su esposa y dos hijos fueron asesinados hoy por supuestos pandilleros en la localidad de Coatepeque (noroeste), con lo que suben a 40 los efectivos policiales asesinados en 2017, informó a Acan-Efe un portavoz del cuerpo de seguridad.

La fuente, que explicó que las víctimas asesinadas es su vivienda todavía no fueron identificadas, señaló que en la zona del suceso se desplegó un operativo de seguridad con el que se busca "dar con los autores del hecho, que según los indicios, serían pandilleros".

Inicialmente, la Fiscalía General de la República (FGR) informó de un triple homicidio en la finca San Luis Potosí de Coatepeque, tras encontrar en el domicilio de las víctimas los cadáveres de una mujer y dos niños, pero minutos después hallaron el cuerpo del agente.

Con el asesinato del policía, suman 40 agentes, 21 soldados y 3 custodios de prisiones asesinados en lo que va de 2017, la mayoría de muertes atribuidas a las pandillas y perpetradas cuando las víctimas se encontraban de licencia.

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez, señaló en varias ocasiones que con los ataques a miembros de cuerpos de seguridad, las pandillas buscan presionar al Gobierno para obtener beneficios carcelarios similares a los dados durante un armisticio entre las bandas, que tuvo lugar entre 2012 y 2014, con el apoyo del Ejecutivo.

El Salvador es asediado por las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias, que poseen más de 600 células en todo el país, a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

Entre el 1 de enero y el 1 de noviembre del año en curso, El Salvador registra, a falta de dos meses para finalizar el año, 6 agentes asesinados menos que en todos 2016, cuando se contabilizaron 46 homicidios de efectivos policiales.