•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un tribunal abrió este lunes una audiencia para determinar si el expresidente salvadoreño Mauricio Funes, asilado en Nicaragua, es responsable de enriquecimiento ilícito junto a su exesposa, la brasileña Vanda Pignato, y uno de sus hijos.

Se trata de una audiencia probatoria en la cual un tribunal de la capital deberá analizar las pruebas presentadas por la fiscalía y la defensa, así como peritajes financieros, para determinar si hubo enriquecimiento ilícito, explicó a la AFP un portavoz de los tribunales de la capital.

Según el fiscal Héctor Martínez, Funes (2009-2014) no pudo justificar ingresos por 729.000 dólares en su declaración patrimonial tras dejar la presidencia.

A su hijo Diego Funes la fiscalía le señala ingresos no justificados por 118.600 dólares y a Pignato por 57.000 dólares.

"Hemos presentado suficiente prueba documental y pericial, y no hay ninguna duda en que hay un incremento injustificado en el patrimonio de los involucrados en este caso", sostuvo Martínez.

El expresidente Funes estuvo representado en la audiencia por su abogado Enrique Machuca.

Según la oficina de prensa de los tribunales, Funes envió una declaración desde Managua que debe ser presentada durante la audiencia.

Pignato sí acudió y dijo previo al inicio de la audiencia tener "la confianza" de que será absuelta de los cargos en su contra.

Según Martínez, si el tribunal resuelve que hubo enriquecimiento ilícito, "lo que pasaría es que ellos estarían obligados a devolver ese dinero".

Funes, quien gobernó bajo la bandera de la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), se encuentra asilado en Nicaragua por considerarse perseguido político.

En agosto de 2016 la fiscalía abrió otra investigación contra Funes por presuntos hechos de corrupción.

Funes es indagado por los delitos de peculado, negociaciones ilícitas, malversación, y tráfico de influencias en perjuicio de la administración pública.