•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno de Honduras que surja de las elecciones generales del próximo domingo heredará un país en crecimiento, al menos un 4.1% este año, y una deuda que llegó ya el 47 % del PIB al cierre de septiembre pasado.

El Banco Central de Honduras prevé que este 2017 el crecimiento económico del país, un exportador de café, aceite de palma, frutas como el melón y la sandía y manufacturas, entre otros, cierre entre el 4.1 % y 4.5% del producto interno bruto (PIB), por encima del 3.6 % del año anterior.

El presidente hondureño y aspirante a una polémica reelección, Juan Orlando Hernández, considera que la expansión económica es reflejo de haber "puesto en orden" las finanzas" nacionales, lo que le reconocen organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En octubre pasado el Directorio del FMI completó y aprobó las revisiones quinta y sexta del desempeño de Honduras y su programa económico, respaldado por un Acuerdo Stand By de tres años iniciado a finales de 2014, año en el que Hernández asumió el poder.

Según ejecutivos del FMI, Honduras ha "estabilizado con éxito la economía, restablecido la confianza y allanado el camino para acelerar el crecimiento y reducir la pobreza".

"La perspectiva macroeconómica es positiva y requiere un esfuerzo continuo para mejorar los indicadores sociales. El déficit fiscal está en niveles históricamente bajos, las reservas internacionales están en máximos históricos y la inflación sigue siendo moderada", indicó el organismo financiero multilateral.

Los logros en materia de crecimiento económico le han abierto a Honduras el acceso a más recursos económicos frescos.

En opinión del gobernante, si bien el crecimiento económico es alentador, sigue siendo insuficiente para los problemas que tiene el país, con una pobreza que afecta a más del 60 % de sus 8.7 millones de habitantes.

En 2016 el Instituto Nacional de Estadísticas registró que "el 60.9 % de los hogares hondureños se encuentran en condición de pobreza, ya que sus ingresos están por debajo del costo de una canasta básica de consumo que incluye alimentos y otros bienes y servicios".

En un reciente informe, el Foro Social de Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), indicó que el crecimiento económico que registran las autoridades del país no se ve traducido en bienestar para la mayoría de los hondureños, que son los pobres.

Señaló además que en el país hay poca inversión, falta de empleo y hay baja actividad económica, entre otros factores negativos.

Además, el Fosdeh resaltó que la deuda interna y externa del país supera los 10,000 millones de dólares, tal como confirman los más recientes datos de la Secretaría de Finanzas.

La deuda pública externa e interna alcanzó los 10.627 millones de dólares en el tercer trimestre de 2017, lo que es igual al 47% del PIB y refleja un alza del 9,5 % comparado con los 9,702 millones de dólares que registraba el indicador al cierre de diciembre de 2016.

La Secretaría de Finanzas informó a inicios de este noviembre que el crecimiento de la deuda se relaciona con "la colocación del bono soberano, cuyos fondos fueron reasignados a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE)".

Del total de la deuda, 6.779 millones de dólares (64%) corresponden a la deuda externa, que registró un aumento del 16 % al tercer trimestre en relación al cierre de 2016, cuando sumó 5,840 millones, detalla el informe.

La deuda privada acumulada, por su lado, se ubicó en 3,848 millones de dólares (37%), con una caída del 0.4% con relación a diciembre de 2016, cuando alcanzó 3,862 millones de dólares.

Las autoridades hondureñas también registran una inflación acumulada del 3.5 % a octubre pasado, un déficit fiscal del 2.6%, mientras que diversas fuentes cifran en más de 1.5 millones de personas los desempleados y subempleados en el país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus