•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras comenzó ayer el escrutinio especial con más de un millar de actas inconsistentes para conocer al nuevo presidente electo del país en los comicios generales del 26 de noviembre, lo que tiene en incertidumbre y estado de excepción al país centroamericano.

El escrutinio, que se inició pasadas las 15:00 hora local (21:00 GMT), se hace sin la participación de observadores de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, cuyo candidato es Salvador Nasralla, y del gobernante Partido Nacional, que lidera Juan Orlando Hernández, ante el rechazo de los primeros a asistir, alegando un “fraude”.        

El magistrado presidente del TSE, David Matamoros, explicó que el escrutinio se hará en 42 mesas que procesarán de 90 a 100 actas por hora, y que se irán sacando dos copias, una para la Alianza de Oposición y otra para el gobernante Partido Nacional.  

Añadió que oportunamente se irá brindando información sobre cómo se vaya desarrollando el escrutinio.        

En el escrutinio participan observadores nacionales que representan a diversos sectores del país, de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA).      

Protestas  

Miles de personas protestaron ayer en Honduras contra un supuesto fraude que se está fraguando para robarle el triunfo de las elecciones del 26 de noviembre al candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla.    

Las manifestaciones se registran en las principales ciudades del país centroamericano. En Tegucigalpa, muchos de los miles de manifestantes portaban banderas en azul y blanco del país; en blanco de la Alianza de Oposición; en rojo y negro del partido Libertad y Refundación (Libre), y en rojo del Partido Liberal, cuyo candidato presidencial, Luis Zelaya, quien reconoció su derrota, cree que ganó Nasralla.     

  También llevaban pancartas con mensajes contra el presunto fraude que desde el TSE se estaría fraguando contra Nasralla para darle el triunfo a Hernández, y coreaban consignas como “Fuera JOH” (Juan Orlando Hernández) y “Salvador Nasralla presidente”.        

“Queremos la verdad, no importa la ideología política, queremos paz”, dijo una joven a un canal de la televisión local que lanzó pétalos de flores a un piquete de militares en uno de los bulevares de la capital en dirección hacia la sede del Instituto de Formación Profesional (Infop), donde se resguarda todo el material electoral.        

Las marchas fueron convocadas por el expresidente Zelaya, quien fue derrocado en 2009 cuando intentó establecer una Asamblea Nacional Constituyente para, entre otras reformas, incluir la reelección en la Carta Magna.        

“Esta marcha es pacífica y es una forma de demostración de civismo del pueblo hondureño la imposición en una votación en la que el ingeniero Salvador Nasralla ha triunfado”, dijo a periodistas el exministro hondureño de Finanzas Hugo Noé Pino.        

El Ejército y la Policía, que han bloqueado varias calles y bulevares, resguardan las instalaciones del Infop.       

En varias ciudades del país se están celebrando manifestaciones en apoyo al candidato opositor, que se sumó a la protesta en Tegucigalpa cuando estaba por iniciar el escrutinio especial.     

Horas antes, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), David Matamoros, dijo que esperaba en el organismo a los dirigentes de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura, que postula a Nasralla, para escuchar sus reclamos sobre supuestas irregularidades en el lento conteo de votos.

El primer resultado parcial fue divulgado la madrugada del lunes, 10 horas después del cierre de mesas de votación.

Sin embargo, cuando comenzaron a actualizarse las cifras el martes, la ventaja fue cayendo, y Hernández se puso al frente del conteo el miércoles, después de una serie de interrupciones en sistema de cómputo del TSE, una de ellas de cinco horas.

Tal situación provocó airados reclamos de fraude que desataron violentas protestas en toda Honduras, con saqueos de negocios. Las sospechas de fraude se han visto estimuladas porque Hernández se postuló a un nuevo mandato amparado en un cuestionado fallo judicial, a pesar de que la Constitución hondureña prohíbe la reelección.

Solicitud de la OEA

La Misión de Observación Electoral de la OEA pidió ayer a los dos candidatos que se disputan la Presidencia de Honduras que “actúen de manera responsable”, y señaló la importancia de que el escrutinio especial de más de mil actas inconsistentes sea observado por diversos sectores.

“La misión de Observación de la OEA en Honduras hace un llamado a las dos fuerzas políticas que están disputando la Presidencia a que actúen de manera responsable”, indicó el expresidente de Guatemala Álvaro Colom en una rueda de prensa.

Empresa privada reprograma sus jornadas de trabajo

 La empresa privada de Honduras ha tenido que reprogramar las jornadas de sus trabajadores por el estado de excepción, que rige desde el viernes, luego de las manifestaciones violentas durante tres días por un presunto fraude en las elecciones del 26 de noviembre denunciadas por la oposición.

Así lo dieron a conocer  líderes empresariales, que han pedido de nuevo al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que agilice el escrutinio especial que falta para definir al nuevo presidente electo.

Los empresarios están ajustando los horarios de entrada y salida de sus empleados debido a que el estado de excepción, que entró en vigor la noche del viernes, rige de las 18:00 a las 06:00 horas locales (de las 00:00 a las 12:00 GMT).

El Gobierno mantendrá su “horario normal” de las 8:00 a las 16:00 horas locales (de las 14:00 a las 22:00 GMT) porque considera que la salida es buen tiempo para que los empleados públicos puedan regresar a tiempo a sus casas, dijo ayer el ministro de Trabajo, Carlos Madero.

Los empleados públicos que tengan un horario diferente deberán ajustarlo al normal, añadió el alto funcionario. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus