•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El frente frío que afecta a Costa Rica desde el pasado sábado mantendrá su influencia hasta mañana con intensas ráfagas de viento y bajas temperaturas, informaron hoy las autoridades.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) contabiliza un total de 366 incidentes entre caídas de árboles, cortes eléctricos, casas que perdieron el techo, derrumbes e inundaciones, a causa de las ráfagas de viento que han alcanzado hasta los 100 kilómetros por hora.

El fin de semana murieron tres personas, dos de ellos turistas suizos en el Caribe del país, debido a la caída de árboles, y otras dos personas resultaron heridas.

La caída de postes y tendido eléctrico ha dejado a unas 35,000 personas sin electricidad, mientras en la costa de Pacífico y el Caribe se presenta fuerte oleaje.

Las lluvias también se han incrementado en el Caribe y las zonas montañosas con montos entre los 100 y los 200 milímetros.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) informó hoy que el frente frío mantendrá su influencia en el país hasta el martes, por lo que recomendó a la población tomar medidas preventivas.

En el Valle Central, donde se ubican las principales ciudades del país, incluida la capital San José, el fenómeno ha traído consigo la caída de unos 10 grados en la temperatura hasta alcanzar entre 11 y 13 grados centígrados, pero en otras zonas más altas del país se presenta una disminución aún mayor.

"Los vientos continuarán con velocidades entre muy fuertes e intensos, con máximos de 100 a 120 km/h en las partes montañosas y de entre 70 y 90 km/h en el resto del país.

La sensación térmica se mantendrá fría en el Valle Central y fresca en el resto del país, se estiman máximas entre 15 y 21 grados centígrados para este lunes", señaló el IMN.

El Instituto recomendó a la población precaución en áreas con vulnerabilidad a deslizamientos e inundaciones, así como ante los vientos y su posible afectación de techos, cableado eléctrico, rótulos y árboles.

Debido al oleaje y la turbulencia, el IMN pide a las embarcaciones medidas de prevención, al igual que para las aeronaves debido a las condiciones de turbulencia.