•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el exmandatario del país Jorge Quiroga (2001-2002) polemizaron hoy sobre el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones del pasado 26 de noviembre en Honduras, en las que la oposición hondureña alega que hubo "fraude".

Morales reclamó en Twitter al secretario general del organismo, Luis Almagro, que se pronuncie "con la misma velocidad con que cuestiona la democracia venezolana o boliviana, tras conocerse las contundentes pruebas de fraude electoral en Honduras" que entregó el candidato opositor Salvador Nasralla a observadores de la OEA.

"Hasta ahora la irresponsabilidad de Almagro y del Jefe de la misión de observación electoral, Jorge Quiroga, produjo 14 muertos, decenas de heridos y 800 detenidos. Ambos son una vergüenza para el continente", escribió Morales desde su gira por Europa.

Quiroga, quien se encuentra en Washington en un foro de la OEA, replicó que el mandatario boliviano sólo busca "descalificar el trabajo" de la misión electoral del organismo en Honduras.

"Lo que demuestra Morales es que ni siquiera se ha tomado el trabajo él, o sus asesores cubanos o venezolanos que lo rodean y le manejan su Twitter, de leer el informe preliminar. Si lo hiciera, vería por qué la comunidad internacional reconoce el informe", dijo Quiroga en una declaración difundida por su oficina de prensa.

Agregó que "la vergüenza para Bolivia" es Evo Morales, a quien acusó de desconocer la Constitución y los resultados de un referendo constitucional celebrado en 2016 en su afán de validar su nueva candidatura en las elecciones de 2019.

Morales ha obtenido un fallo favorable del Tribunal Constitucional de Bolivia para poderse presentar a un cuarto mandato consecutivo, pese a que la Carta Magna que él mismo promulgó lo limita a solo dos y el referéndum de 2016 rechazó una nueva reelección del mandatario.

Según el último registro del órgano electoral hondureño, el candidato del gobernante Partido Nacional y presidente del país, Juan Orlando Hernández, ganó las elecciones con el 42,98 % de votos, mientras que Nasralla sumó el 41,38 %, aunque el organismo por ley todavía no puede declarar presidente electo a nadie.

Ambos políticos se proclamaron presidente electo el mismo día de las elecciones, lo que ha causado incertidumbre en el país centroamericano y manifestaciones en las principales ciudades por parte seguidores de Nasralla.

En Honduras no hay segunda vuelta electoral y gana el aspirante que tenga más votos.