•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La tranquilidad y las actividades habituales regresan hoy poco a poco a Honduras tras casi un mes de protestas de la oposición que alega un fraude en la elecciones generales del 26 de noviembre.

Según constató Efe, Tegucigalpa, la capital, amaneció con tranquilidad, mientras las actividades comerciales se restablecieron por completo tras las protestas de la Alianza de Oposición que el viernes se registraron con una menor participación.

Las diferentes terminales de empresas de transporte interurbano comenzaron a ser invadidas desde tempranas horas por pasajeros que van hacia ciudades de los cuatro puntos cardinales del país para pasar la Navidad con sus familiares.

Según imágenes de la televisión local, situación similar se registraba desde tempranas horas del día en San Pedro Sula, norte, la segunda ciudad más importante de Honduras y también una de las más afectadas por las protestas, pues los manifestantes mantuvieron cerradas las entradas y salidas que la comunican con el resto del país por más de tres días.

Simpatizantes de la Alianza de Oposición han protagonizado desde el 29 de noviembre una serie de protestas, algunas con vandalismo, contra el supuesto fraude fraguado en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) contra su candidato, Salvador Nasralla, que el viernes se hizo a un lado y anunció que la alianza que lo postuló se disuelve.

La decisión de Nasralla se produjo minutos después de que el Gobierno de Estados Unidos felicitó por su triunfo a Juan Orlando Hernández, actual presidente del país, que también ha sido felicitado por casi una decena de países.

La Policía de Honduras indicó hoy que realiza "patrullajes" en diferentes puntos del país para "velar por la seguridad" de los hondureños.

Señaló que dos policías resultaron heridos leves el viernes durante el desalojo de manifestantes en el departamento de Intibucá, occidente del país.

Las fuerzas del orden también desalojaron el viernes a manifestantes de la oposición que mantenían bloqueada la carretera que conduce hacia Jutiapa, departamento de Atlántida, y Sonaguera, departamento de Colón, ambos en el Caribe del país, según el reporte policial.

Según datos de organismos de derechos humanos y de los opositores, más de una veintena de personas, en su mayoría manifestantes, han muerto durante la crisis política en Honduras, extremo que no ha sido confirmado ni desmentido por las autoridades.