•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica cerró el año 2017 con un total de 603 homicidios, de ellos un 48 % por ajuste de cuentas y venganza, mientras que un 25 % corresponde a narcotráfico, informó hoy el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El subdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Michael Soto, indicó en conferencia de prensa que los 603 homicidios es un dato preliminar, ya que deben revisar cada caso con detalle para determinar la causa de muerte.

El restante 27 % de los homicidios están calificados como "indeterminados" porque las autoridades no tienen claro el móvil y el caso se mantiene en investigación. Datos del OIJ indican que en el 2016, Costa Rica cerró con 578, por lo que el 2017 fue calificado como "el más violento de la historia", y cierra con una tasa de homicidios de 12,1 por cada 100.000 habitantes.

El 68 % de los homicidios fueron perpetrados con un arma de fuego. "La mayoría de homicidios tiene que ver por pugnas de narco menudeo que tenemos bien identificadas.

 

En términos generales la idiosincrasia del país ha cambiado porque ahora los conflictos se resuelven de forma violenta por eso vemos quemados, descuartizados, maniatados, lo que deja un panorama gris hacia el futuro", dijo Soto.

El funcionario destacó la importancia de brindar una solución integral para mejorar la distribución de la riqueza, brindar más oportunidades de trabajo a los jóvenes, incorporar a los niños y jóvenes al sistema educativo, colocar luz en zonas conflictivas y la realización de actividades culturales.

"Tenemos que tomar medidas, pero tampoco es que estamos perdiendo el control o que el país esté a nivel de otras sociedades que están muy violentas, lo cierto es que hay que tomar medidas para hacer un alto", destacó Soto.

El agente judicial indicó que la tasa de homicidios no se puede comparar con otros países de la región como El Salvador, Guatemala, Honduras o hasta México.

"Ciertamente aunque los demás países de la región vienen bajando y nosotros vamos subiendo lo cierto es que no podemos comparar los 603 casos que tenemos en este momento a los 3.000 o 4.000 homicidios que tiene el Salvador, Honduras o Guatemala, es una comparación