•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Alemania reconoció hoy el proceso electoral que concluyó el 26 de noviembre de 2017 mediante el cual fue elegido nuevo presidente de Honduras el actual gobernante, Juan Orlando Hernández, y se unió al llamado al diálogo para resolver la crisis postelectoral en el país centroamericano.

"La República Federal de Alemania toma nota de la proclamación de los resultados de las elecciones presidenciales, parlamentarias y comunales de fecha 26 de noviembre de 2017 realizada por el Tribunal Supremo Electoral" (TSE), subraya un comunicado de la Embajada del país europeo en Tegucigalpa, difundido por la Cancillería hondureña.

Añade que Alemania "reconoce explícitamente el trabajo efectuado por la misión de observación de la Unión Europea y se une al llamado al diálogo entre todas las partes y al rechazo de cualquier acto de violencia".

Honduras vive una crisis postelectoral derivada del rechazo del candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, a la declaración de Juan Orlando Hernández como nuevo presidente electo por el TSE, alegando que hubo "fraude", y que él fue el ganador de las elecciones.

La crisis, con manifestaciones, algunas violentas y con vandalismo, ha dejado una treintena de muertos y millonarias pérdidas económicas por saqueos, incendios, paralización del comercio y daños a obras públicas y privadas, entre otros.

"Todos los responsables deben comprometerse a encontrar una solución pacífica para el bienestar del país entero y para fortalecer la confianza en la estabilidad de la democracia", señala la nota oficial de la Embajada de Alemania en la capital hondureña.

Nasralla reiteró el martes que el diálogo al que ha convocado Hernández debe ser entre ellos dos, con un mediador internacional, y anunció que las manifestaciones, con llamamiento a la desobediencia civil, continuarán este mes. Indicó además que el 27 de enero, cuando Hernández deberá asumir para el segundo período de gobierno, él asumirá como nuevo presidente de Honduras porque fue el ganador de las elecciones generales del 26 de noviembre, no el actual gobernante.

El presidente Hernández dijo el martes que en el diálogo nacional, al que él ha convocado, el Gobierno no rehuirá a su responsabilidad, pero reiteró que "creemos que es más efectivo hacernos un poco atrás y jugar el rol de impulsor o estimulador de este diálogo".

El diálogo, según Hernández, debe ser participativo e incluir a los diferentes sectores para solucionar la crisis política del país. "No sólo los políticos deben participar, tenemos una ruta trazada para que personas reconocidas de experiencia nacional e internacional acompañen como asesores este proceso", enfatizó.

Según lo reiterado por Hernández, el diálogo nacional tiene como objetivo generar consensos que permitan el desarrollo integral del país y crear un ambiente de paz entre los hondureños, y "los temas como el proceso electoral, económicos, seguridad y dinámica social, entre otros, son fundamentales".

"Nadie debe limitarle al otro la propuesta que debe de traer, aunque a un sector le parezca una idea agresiva, no importa, hay que dejarlo, es hondureño y tiene su derecho", expresó Hernández.

Nasralla también advirtió el martes que la desobediencia se expresará con no pagar impuestos, ni servicios de agua y energía eléctrica, e impedir que circulen los camiones cisternas que abastecen de combustibles al país y los repartidores de productos alimenticios.