•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Miles de hondureños salieron hoy a las calles en San Pedro Sula, norte del país, contra el presunto "fraude" en las elecciones generales de noviembre pasado al excandidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Naralla, quien pidió al oficialismo respetar su "triunfo".

"Rectifiquen que están a tiempo, el pueblo quiere a Salvador Nasralla en la Presidencia", dijo Nasralla en la manifestación en San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras.

Agregó que a partir de hoy se reanudan las movilizaciones para que su "triunfo sea respetado", y enfatizó que el actual presidente del país, Juan Orlando Hernández, reelegido en las elecciones del 26 de noviembre, podrá "tomar posesión" el 27 de este mes con los militares que "lo rodean y lo cuidan" pero "no con el pueblo".

Además, Nasralla indicó que "pequeños países" como Kosovo y Taiwán podrán reconocer la victoria de Hernández, quien se presentó a una polémica reelección, pero el pueblo hondureño "nunca lo va a reconocer".

Las manifestaciones, algunas violentas y con vandalismo, han dejado, según Nasralla, 36 muertos y 800 presos políticos, para los que pidió libertad.

Los empresarios de Honduras "están con la Alianza de Oposición", aseguró Nasralla, quien anunció que "no nos detendremos a nivel nacional hasta que Hernández diga que se va". Además, instó a sus seguidores a "reclamar pacíficamente" en sus comunidades su triunfo en las elecciones para que el próximo 27 de enero pueda jurar en el cargo.

En la marcha, con la participación de hombres, mujeres y niños, los seguidores de la Alianza de Oposición coreaban consignas como "Fuera JOH" (Juan Orlando Hernández) y "El fraude electoral no pasará".

El coordinador general de la Alianza de Oposición y depuesto expresidente Manuel Zelaya, quien llegó a la marcha en bicicleta, dijo al canal UNETV que al presidente de la República lo elige el pueblo. "La Presidencia (del país) la elige el pueblo, no la elige los militares, ni los gringos (estadounidenses), ni el Tribunal de elecciones", señaló Zelaya, quien dijo que el pueblo hondureño tiene "derecho a la insurrección".

Enfatizó que la Presidencia de Honduras "la ganamos" y por eso estamos "reclamando el triunfo del pueblo" y "no vamos a dejar de reclamar hasta que se le entregue la Presidencia al candidato de la Alianza, hoy presidente electo". Zelaya, quien fue derrocado en 2009 cuando intentó establecer una Asamblea Nacional Constituyente para, entre otras reformas, incluir la reelección en la Carta Magna, indicó que a partir del 20 de este mes iniciarán un paro nacional para "boicotear la fraudulenta toma de posesión y la criminal juramentación de un presidente que perdió las elecciones".

Enfatizó que Hernández está "equivocado si piensa que va a gobernar Honduras" y señaló que el gobernante actual debe "irse de la Presidencia de la República" el 27 de enero, e insistió en que Nasralla ganó las comicios. Sobre el diálogo convocado por Hernández, Zelaya dijo que la oposición no dialoga con "terroristas", aunque señaló que la Alianza de Oposición acepta "una mediación, siempre y cuando, tenga poder vinculante para que lo que se decida se haga".

Destacó que el mediador debe "buscar la verdad para el pueblo e investigar inmediatamente que pasó en las elecciones, darle el triunfo a quien lo obtuvo", y afirmó que solo creará en la Organización de Estados Americanos (OEA) "si viene y pone a Salvador en la Presidencia".

Zelaya señaló que la oposición "desconoce todas las leyes" de Honduras, e instó al Partido Liberal, que lidera Luis Zelaya, a iniciar la próxima semana un diálogo con la Alianza de Oposición para unirse en un "bloque de oposición" y exigir el "triunfo" de Nasralla.

Muchos manifestantes portaban banderas del país, blancas de la Alianza de Oposición, rojas del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que con el Innovación y Unidad-Social Demócrata, que conforman el movimiento del principal líder opositor, y la del país, en azul y blanco. Paralelamente, el Gobierno de Hernández llevó a cabo un desfile de carrozas en Tegucigalpa, la capital de Honduras, para celebrar la Epifanía.